La Junta de Castilla-La Mancha reconoce un posible error en la muerte de una inmigrante en urgencias

Cuando la joven acudió al servicio de urgencias pudo cometerse un error que no permitió detectar la gravedad de su estado

J.V. MUÑOZ-LACUNAtOLEDO

El director gerente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), Luis Carretero, admitió este jueves que pudo haber un fallo en el caso de la muerte la pasada semana de una joven nicaragüense en las urgencias del hospital 'Virgen de la Salud', de Toledo, después de cuatro horas esperando a ser atendida. Así lo refleja la investigación interna abierta en el propio hospital a raíz de su fallecimiento por un grave fallo renal.

Según Carretero, cuando esta joven acudió al servicio de urgencias pudo cometerse un error que no permitió detectar la gravedad de su estado. En los servicios de urgencias se analiza el tipo de dolencia de la persona y, en función del criterio clínico de quienes hacen su clasificación, se sigue un circuito u otro, explicó el gerente del SESCAM, quien reconoció que estos sistemas no son exactos y, a veces, una persona que tiene una enfermedad más grave cae en un circuito de enfermos con menos gravedad.

Explicaciones que no convencen al PSOE de Castilla-La Mancha, que este jueves pidió una comisión de investigación en las Cortes regionales para analizar este caso y la situación de las urgencias en los hospitales castellano-manchegos. El Gobierno de Cospedal ha dinamitado una sanidad que funcionaba bien y que, si sale adelante, es gracias al esfuerzo de los profesionales sanitarios, declaró el diputado autonómico socialista Fernando Mora.

Comisión de investigación que el PP no está dispuesto a aceptar porque el PSOE mercadea con el sufrimiento de las familias y utiliza sin escrúpulos el dolor que produce una muerte para sacar rédito político, indicó la diputada popular Cesárea Arnedo.