Remedios útiles ante quemaduras domésticas (y qué no hacer jamás)

Remedios útiles ante quemaduras domésticas (y qué no hacer jamás)
El Correo

Una solución fundamental para aliviar los dolores de las quemaduras es el agua fría

El Norte
EL NORTEValladolid

En alguna ocasión, tarde o temprano, se sufre una quemadura en un accidente doméstico al cocinar o al planchar o por el contacto con algún producto de limpieza.

Ante una situación así, lo habitual es consultar en internet qué remedio casero funciona para reducir el dolor.

Álvaro González, cirujano especialista de la Unidad de Quemados en el Servicio de Cirugía Plástica y Quemados del Hospital Universitario de la Paz, ha relatado a El Huffington Post qué se debe hacer tras quemarse y qué no se debe evitar.

Qué hay que hacer ante una quemadura

Según González, siempre hay que aplicar frío. «Lo mejor es lavar o sumergir la parte del cuerpo que se haya quemado en agua fría. Con la que sale del grifo es suficiente, no hace falta que sea de la nevera ni echarle hielo ni hacerle nada especial», explica el especialista.

«Por una parte porque el frío alivia mucho el dolor, y por otra, porque así impedimos que la quemadura progrese y penetre más en la piel«, explica que son las dos razones por las que es aconsejable aplicar agua en la quemadura.

Si la quemadura se ha producido por alguna sustancia química, no basta con el remedio anterior, sino que hay que dejar la zona bajo un chorro de agua. «Es decir, aplicar un chorro de agua que se esté reciclando constantemente durante aproximadamente 10 o 15 minutos», señala González. De este modo, se logra reducir la concentración del producto corrosivo que haya entrado en contacto con la piel.

Qué no se debe hacer jamás

«Básicamente, hacer caso a la pila de cosas que aparecen por ahí, del estilo de echarse zumo de limón o pasta de dientes o aceite de oliva en la quemadura. Aplicar todo ese tipo de cosas en la fase aguda de la quemadura no ayudan ni facilitan nada», reclara el cirujano.

Qué quemaduras son las más preligrosas

«Las quemaduras químicas, porque al principio puede parecer superficial pero quedar un poco de producto que sigue actuando y puede progresar la quemadura. Y luego, hay más posibilidad de que la quemadura sea más grave con una llama, que con un agua caliente. Las escaldaduras con aceite o con agua, suelen ser más superficiales», explica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos