El número de abortos en España se mantiene estable desde hace cinco años

El líder del PP, Pablo Casado. /Efe
El líder del PP, Pablo Casado. / Efe

PSOE, Podemos y Ciudadanos rechazan la propuesta de Casado de volver a la ley de tres supuestos para poder interrumpir el embarazo

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

El líder del PP rescató este jueves un asunto que ha provocado no pocas fricciones en el seno del principal partido de la oposición. Pablo Casado abogó por eliminar la actual ley de interrupción voluntaria del embarazo (IVE) y recuperar la doctrina fijada en 1985. Una ley que determinaba que la mujer podía abortar solo en tres supuestos: hasta las 12 semanas en casos de violación, hasta las 22 en malformación del feto o en casos de grave riesgo para la salud física o psicológica de la madre.

La actual normativa permite el aborto de forma libre en las primeras catorce semanas de gestación y se puede ampliar hasta las 22 semanas si se diagnostica un riesgo grave para la madre o el feto. Esta modificación legislativa entró en vigor el 5 de julio de 2010 y fue promovida por el último Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.

Casado aseguró este jueves que es necesario volver a hace tres décadas para recuperar el «consenso» con el cambio de hace nueve años. «La cambiaría entera, la derogaría y volvería a la ley que tenía cohesión social, que es la que se aprobó con Felipe González y respetó Aznar, una ley que no había ninguna necesidad de cambiar», explicó en una entrevista a Efe. Además de recuperar el pacto, reclamó un «análisis» de la sociedad. «Si queremos financiar las pensiones y la salud debemos pensar en como tener mas niños y no en cómo los abortamos», señaló el presidente del PP, que solo obtuvo el apoyo de las organizaciones provida y con matices, ya que apuestan por eliminar cualquier ley que legisle la IVE.

Incluso en el PP, este asunto provoca tensiones. Dirigentes del partido desaconsejaron a Casado tocar el tema en sus intervenciones públicas. De hecho, no formó parte de la agenda de la última convención del partido en enero para evitar «problemas» internos. Además, se produce en una época en la que las cifras de abortos no se han incrementado por el cambio legislativo.

Desde 2012, según los datos del Ministerio de Sanidad, en España las IVE han descendido. Hace siete años, en el segundo año con la nueva ley, se produjeron 113.419 operaciones, una cifra similar a la de años anteriores -113.031 en 2009 y 111.482 en 2010- e inferior al pico que se produjo en 2011 con el nuevo texto legislativo -118.611-. Desde entonces, se ha mantenido por debajo de los cien mil de forma estable: 94.796 (2014), 94.188 (2015), 93.131 (2016, la cifra más baja en una década) y 94.123 abortos en 2017, último año con cifras oficiales.

Ante esta propuesta, el resto de los partidos mostraron su sorpresa. «No es que estén tirados al monte, es que están en lo más profundo de la caverna», indicó la portavoz socialista de Igualdad, Ángeles Álvarez. «El aborto en un derecho de las mujeres, no es una política de natalidad ni de conciliación», explicó la diputada de Unidos Podemos Ángela Rodríguez. Más clara estuvo la vocera de la Coordinadora 8-M, Inés Binder: «Nosotras no estamos para hacer obreros».

Por su parte, Albert Rivera mostró su sorpresa por vincular la «caja vacía de las pensiones con el aborto». «No es lógico», subrayó el líder de Ciudadanos, quien señaló que el PP lo podía haber hecho cuando tenía mayoría absoluta. Sin embargo, la propuesta que formuló Alberto Ruiz-Gallardón, más restrictiva que la ley de supuestos de 1985, acabó con la dimisión del otrora ministro de Justicia en septiembre de 2014 por la falta de apoyos. Internos y externos.

Más información

 

Fotos

Vídeos