Una niña de cinco años sufre parálisis por la picadura de una garrapata

Una niña de cinco años sufre parálisis por la picadura de una garrapata
Facebook Jessica Griffin

La pequeña no podía ni andar ni hablar

El Norte
EL NORTEValladolid

Una niña de 5 años quedó con parálisis en las piernas y perdió el habla tras sufrir una picadura, en la cabeza, de una garrapata. Sucedió en Mississippi, Estados Unidos. Jessica Griffin, madre de la pequeña, se llevó una fuerte susto después de ver a su hija que no podía andar ni hablar, explicó al Washington Post.

«Jugabamos a la pelota la noche anterior y ella estaba perfectamente bien» dijo Griffin. «Llegamos a casa, tomamos un baño, lavamos su cabello y todo y nunca vi señales. Se despertó ayer por la mañana para prepararse para ir al colegio, y tan pronto como sus pies tocaron el suelo, se cayó. Intentaba caminar, pero continuaba cayendo, así que pense que sus piernas estaba dormidas».

Griffin cepilló el cabello de Kailyn y fue entonces cuando notó la garrapata en su cuero cabelludo. «Estaba cepillando su cabello para hacerla una cola de caballo y fue cuando vi la garrapata y noté que apenas podía hablar». «Inmediatamente llamé a mi esposo, que está en Iraq, volviéndome loca por teléfono preguntándome que podía pasar, y él me dijo que tenía que poner la garrapata en una bolsa de plástico y llévamela directamente a la sala de emergencias y que era más que probable parálisis de garrapata».

Facebook Jessica Griffin

Una vez introducida la garrapata en una bolsa de plástico Griffin junto con Kailyn fueron al Centro Médico de la Universidad de Mississippi donde se sometió a un análisis de sangre y una tomografía computarizada en la cabeza.

Facebook Jessica Griffin

Una vez que las pruebas se habían completado, los médicos diagnosticaron parálisis a Kailyn. La garrapata había chupado tanta sangre de la pequeña que el ácaro iba creciendo y liberaba una toxina.

Los expertos explican que las parálisis de garrapatas son producidas cuando una hembra, de este tipo de ácaros, está a punto de poner huevos. Tras picar la piel, liberan una neurotoxina que produce este tipo de parálisis en el organismo. Los síntomas suelen manifestarse al cabo de 5 o 7 días después de que el insecto se ha alimentado de la sangre de la víctima y se produce la parálisis que empieza desde las piernas hasta el resto de las extremidades superiores, con una mezcla de entumecimiento y fatiga.

La pequeña Kailyn se ha recuperado y volvió a correr y jugar como lo hace normalmente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos