La libertad se abre camino

Doce personas se propusieron en 1787 acabar con la esclavitud. Tardaron 47 años en lograrlo

El poder de las imágenes. Los grabados que desvelaron las condiciones en los barcos negreros despertaron conciencias, al igual que lo hizo la fotografía de Gordon, un esclavo azotado tantas veces que sus cicatrices se superponían./
El poder de las imágenes. Los grabados que desvelaron las condiciones en los barcos negreros despertaron conciencias, al igual que lo hizo la fotografía de Gordon, un esclavo azotado tantas veces que sus cicatrices se superponían.
JAVIER GUILLENEA

Los doce hombres que el 22 de mayo de 1787 se reunieron en una librería londinense de la calle George Yard contribuyeron a cambiar el mundo mucho más de lo que hubieran podido imaginar. Ellos fueron la avanzadilla de todos los movimientos modernos por la justicia social que han surgido desde entonces. Y un ejemplo de que, con tenacidad e imaginación, se puede conseguir que el planeta sea un lugar mejor.

Ese día un grupo de cuáqueros y protestantes evangélicos crearon un comité para reclamar la abolición del comercio de esclavos en Gran Bretaña. Pese a que no parecía que esta reivindicación fuera a llegar muy lejos en un país que dominaba el negocio de la trata de personas, el nuevo movimiento tuvo un éxito inmediato y se extendió rápidamente por todos los rincones del imperio.

El poder de las imágenes. Los grabados que desvelaron las condiciones en los barcos negreros despertaron conciencias, al igual que lo hizo la fotografía de Gordon, un esclavo azotado tantas veces que sus cicatrices se superponían.
El poder de las imágenes. Los grabados que desvelaron las condiciones en los barcos negreros despertaron conciencias, al igual que lo hizo la fotografía de Gordon, un esclavo azotado tantas veces que sus cicatrices se superponían.

La creciente industrialización y las ideas de libertad e igualdad que desembocarían en la Revolución Francesa fueron un campo abonado para el abolicionismo, que basó su extensión en un tercer pilar: su conocimiento de las nuevas fórmulas de comunicar ideas a la sociedad. Se dieron cuenta de que una imagen podía remover conciencias y utilizaron un grabado en el que se veía a centenares de esclavos apiñados en un barco negrero para denunciar la realidad de un tráfico inhumano. Imprimieron 8.000 copias de la imagen y las repartieron por pubs de toda Inglaterra. Ese folleto está considerado como el primer cartel político masivo de la historia.

El comité también tuvo la idea de crear un sello para identificar el movimiento que se convirtió en el primer logotipo diseñado para una reivindicación política. Se trataba de la imagen de un esclavo arrodillado y encadenado, rodeado por la inscripción '¿No soy un hombre y un hermano?' La poderosa imagen, grabada en botones de abrigos y en joyas, pronto inundó las calles.

LA LEY DE EMANCIPACIÓN DE LOS ESCLAVOS. GRAN BRETAÑA 1834

El comienzo.
La ley de emancipación de los esclavos entró en vigor hace 185 años. Pese a sus limitaciones –casi todos siguieron ligados a sus antiguos dueños–, fue un primer paso que llevó la esperanza a millones de seres humanos.
Indemnizaciones.
El Gobierno británico destinó 20 millones de libras a indemnizar a los dueños de esclavos.El obispo de Exeter, que poseía 665, cobró 12.700 libras.

En 1791 a los abolicionistas se les ocurrió la novedosa iniciativa de boicotear el azúcar de las Indias Occidentales, el principal producto que cultivaban los esclavos. La protesta fue secundada por miles de personas y tuvo una notable consecuencia colateral. Como quienes tomaban las decisiones sobre qué comida comprar en el hogar eran las mujeres, fueron ellas quienes tuvieron la última voz sobre el boicot. Por primera vez pudieron hacerse oír en asuntos políticos.

Fin del comercio

El movimiento, cuyas estrategias aún hoy siguen siendo imitadas, logró triunfar aunque le llevó tiempo hacerlo. El 25 de marzo de 1807 el Parlamento británico promulgó la abolición del comercio de esclavos, que fue un paso importante pero no definitivo porque no prohibió la esclavitud. Gracias a la nueva ley, cualquier barco que fuera sorprendido con un cargamento de esclavos sería multado con cien libras por cada prisionero. Como consecuencia de esta medida, los capitanes de los buques negreros arrojaban su carga humana al mar cuando se veían descubiertos.

La renovada presión de los comités abolicionistas, encabezados por una mujer, Elizabeth Heyrick, se vio reforzada por una serie de revueltas de esclavos en las Indias Occidentales. El 28 de agosto de 1833 el Parlamento cedió y aprobó una ley en la que se declaraba la emancipación de todos los esclavos en gran parte del imperio colonial británico y se establecía una compensación para los propietarios por la pérdida sufrida.

Las estrategias de los abolicionistas aún hoy siguen siendo imitadas

La ley entró en vigor el 1 de agosto de 1834, hace 185 años, aunque era muy mejorable.Los menores de seis años fueron emancipados inmediatamente, pero a los demás se les obligó a trabajar seis años como aprendices de sus antiguos amos. Pese a todos sus defectos iniciales, la emancipación fue un enorme paso que dio esperanzas a millones de seres humanos de todo el mundo. La lucha de aquellos doce hombres que se reunieron en una librería había durado 47 años.Quedaban muchas más batallas pero la primera estaba ganada.