Una inglesa se queja de su estancia en Benidorm porque «había muchos españoles»

Señora afectada./Daily Mirror
Señora afectada. / Daily Mirror

El grueso de sus reclamaciones tiene como origen los cambios producidos en las condiciones contratadas

El Norte
EL NORTEValladolid

Una turista inglesa de 81 años residente en Blackburn ha reclamado al turoperador de su país con el que contrató en mayo sus vacaciones en Benidorm (Alicante) la devolución del importe, entre otros motivos porque en el hotel donde se alojó «había muchos españoles».

Así, la turista ha detallado que, a veces, la presencia de españoles le ponía «de los nervios», al tiempo que ha lamentado la «grosería» de algunos.

En una ocasión, por ejemplo, ha señalado que «un joven español casi» le «tiró al suelo y se marchó sin disculparse». «¿Por qué los españoles no se van de vacaciones a otro lado?», se ha preguntado.

Sin embargo, el grueso de sus reclamaciones tiene como origen los cambios producidos en las condiciones contratadas con el mayorista británico.

Según ha manifestado a varios tabloides ingleses, ella y una amiga habían pedido alojarse en un lugar «plano», debido a sus problemas de movilidad, y se encontraron con que les habían dado habitación en la planta decimocuarta del hotel, aunque, tras quejarse de ello, les cambiaron a la segunda planta del edificio.

Pese a todo, sostiene la turista, había 42 escalones hasta la piscina del establecimiento hotelero.

La mujer también expone que el turoperador no les notificó con tiempo suficiente los cambios habidos en su paquete vacacional, ni siquiera los de las fechas de vuelo.

«Arruinaron mis vacaciones. Después lloré», ha manifestado esta ciudadana británica a los diarios británicos. También asegura que dichos días de asueto «fueron un desastre desde el principio hasta el final».

La turista y la amiga pagaron unos 1.200 euros por las vacaciones y han reclamado que se les devuelva el dinero en su totalidad o un nuevo viaje gratis.

El mayorista, sin embargo, les ha ofrecido «un gesto de buena voluntad», que espera acepten, según los diarios británicos. Ese «gesto» se tradujo, primero, en ofrecerle unos 80 euros, que después se elevaron hasta alrededor de 630.

De cualquier forma, el operador británico ha pedido disculpas a la mujer, pero ha aclarado que el dinero que se le ha ofrecido se debe a los cambios de vuelos en el último minuto y no porque el hotel «estuviera invadido» por turistas españoles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos