Heces de koala para salvar su hábitat

Un koala adulto con su cría./Archivo
Un koala adulto con su cría. / Archivo

Investigadores australianos han utilizado trasplantes fecales para alterar los microorganismos de las tripas de estos marsupiales y que puedan comer una gama más amplia de eucaliptos

COLPISA / AFP

Científicos de Australia han descubierto que la forma de salvar a los koalas, a los que sus estrictos hábitos alimenticios los vuelve vulnerables por la pérdida de su hábitat, está en sus propios excrementos.

Un equipo de investigadores utilizó trasplantes fecales en forma de cápsulas ingeridas por vía oral para alterar los microorganismos de las tripas de estos marsupiales, lo que les permitió comer una gama más amplia de eucaliptos.

El trabajo fue descrito en un estudio publicado el martes en la revista Animal Microbiome.

Michaela Blyton, de la Facultad de Química y Biociencias Moleculares de la Universidad de Queensland, autora principal del trabajo, dijo que la idea del estudio le vino después de una devastadora caída de la población de koalas en Cape Otway, en Victoria.

«En 2013, la población de koalas alcanzó densidades muy altas, lo que los llevó a defoliar sus especies de árboles alimenticios preferidos, la goma de maná (eucalipto viminalis)», dijo Blyton.

El 70% de los individuos murió de inanición, pero no comenzaron a alimentarse de otras especies de eucalipto menos apetecible, conocidas como messmate, a pesar de que algunos koalas ya se alimentaban de estas.

«Esto nos llevó a mí y a mi colega, el Doctor Ben Moore, de la Universidad Western Sydney, a preguntarnos si los microorganismos presentes en las tripas de los koalas, sus microbiomas, estaban limitando qué especies podían comer, y si podíamos permitirles expandir su dieta con inoculaciones fecales», dijo Blyton.

El equipo capturó koalas salvajes que se alimentan exclusivamente del eucalipto viminalis, a los que les hicieron ingerir, dentro de cápsulas resistentes al ácido, excrementos de otros koalas que habían comido messmates.

La cápsulas alteraron los biomas de los koalas, permitiéndoles comer messmates. «Los koalas naturalmente pueden tener problemas para adaptarse a las nuevas dietas cuando los árboles con los que se alimentan habitualmente están sobreexplotados o después de ser trasladados a una nueva ubicación», dijo Blyton.

«Este estudio es una demostración conceptual para el uso de material fecal encapsulado para introducir y establecer con éxito nuevos microbios en las tripas de los koalas».