La tecnología en el aula mejora las competencias de los alumnos

La tecnología en el aula mejora las competencias de los alumnos

Los escolares mejoran sus competencias digitales, lingüísticas y de aprendizaje, según un informe en el que colabora el Ministerio de Educación y Formación Profesional

ISAAC ASENJOMadrid

Cuando aún se debate si deben prohibirme los smartphones en los colegios y regular su uso en determinadas situaciones, hay quien decide mirar desde otra óptica y destacar las mejoras que provocan en la educación de los más pequeños el uso de diferentes herramientas digitales. Aunque el tema del móvil de para una buena polémica y se deba aplicar esa 'desintoxicación' en las escuelas para combatir diferentes problemas actuales entre estos 'nativos digitales', la aplicación de la tecnología en el entorno educativo mejora la capacidad de comunicación y de aprender entre alumnos de 10 a 12 años. Es lo que se desprende del proyecto 'Samsung Smart School' presentado hoy en Madrid y con el que colabora el Ministerio de Educación y Formación Profesional.

La alianza entre el gigante tecnológico y el Ministerio de Educación se lleva a cabo desde hace cuatro años y ha implicado hasta la fecha a 600 profesores y 4.000 alumnos en 108 aulas de 34 centros educativos públicos españoles. ¿Su objetivo? estudiar cómo influye la incorporación de la tecnología a las aulas en el desarrollo educativo de los niños.

Por que la educación no se queda al margen pese a las luces y sombras que hay sobre ella en cuanto a la implementación de la tecnología. Así, la mayoría de profesores españoles apuesta por el uso de la digitalización en las clases como vía para mejorar el aprendizaje y la inteligencia, según dicta el informe 'El impacto de las TIC en el aula desde la perspectiva del profesorado', que llevaron a cabo la Fundación Mapfre y la Universidad Autónoma de Barcelona.

En cuanto a la metodología que se ha seguido, consiste en analizar tres competencias claves de los estudiantes: La comunicación lingüistica, aprender a aprender y digital. Según el informe, el alumnado participante habría aumentado en los dos últimos cursos un 13% en competencia lingüística, 14% en aprender a aprender, y un 24% en competencia digital.

En cuanto a la tecnología, los alumnos han aprendido a buscar y seleccionar información en la red, comprender los derechos de autor y conocer los riesgos de la red. Y los alumnos no han sido los únicos que se han visto beneficiados, los propios centros también se han afrontado a diversos cambios en cuanto a la cultura digital, ya que se han creado aulas adaptadas al entorno tecnológico.

Tanto la integración tecnológica como su efecto sobre el espacio han influido, según el estudio, en el papel de los docentes, guías clave de ese interés autónomo del alumno por el aprendizaje. Además, también se aprecia una incidencia sobre la evaluación de los resultados, más personalizada y con espacio a la autoevaluación.

Según ha destacado la investigadora Mar Camacho, se trata de un informe «pionero», «ya que no existe en la literatura científica actual estudios similares con este alcance que aborden en profundidad el impacto de la tecnología en el desarrollo educativo», ha destacado.

Al acto de presentación, celebrado en el Museo Arqueológico Nacional, ha acudido el secretario de Estado de Educación y Formación Profesional, Alejandro Tiana, que ha calificado el estudio como un «ejercicio valioso y productivo» para construir políticas educativas basadas en evidencias. «A veces en educación basamos los debates en prejuicios y no en datos contrastados», ha lamentado el 'número dos' del ministerio dirigido por Isabel Celaá.

Más información

 

Fotos

Vídeos