Wert valorará más la experiencia profesional para ser profesor universitario

El ministro de Educación, José Ignacio Wert./
El ministro de Educación, José Ignacio Wert.

El Ministerio cree que la valoración de los candidatos será "más justa", ya que hasta ahora primaba la trayectoria investigadora de los aspirantes a formar parte del cuerpo docente en los campus

E. PRESSmadrid

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte pretende que la experiencia profesional y la transferencia del conocimiento cuente más para optar a profesor universitario, ya que hasta ahora tenía más peso la trayectoria investigadora de los aspirantes a formar parte del cuerpo docente en los campus españoles.

Así lo establece el borrador del Real decreto de Acreditación de Nacional para el acceso a los cuerpos docentes, que modifica el último texto aprobado en 2007 por el Gobierno socialista, y que presenta como "aspecto esencial" una evaluación "más cualitativa" del solicitante, que permite "una valoración más justa y ponderada de la docencia e investigación del profesorado universitario". La norma podría entrar en vigor a principios de 2015.

El documento, ha sido presentado esta semana a la Mesa Sectorial de Universidades -formada por los sindicatos CC OO, UGT, CSIF y CIG- y la semana que viene se debatirá en el seno de la Conferencia General de Política Universitaria -integrada por responsables autonómicos en esta materia- y en el Consejo de Universidades, del que forman parte los rectores de todas las universidades españolas.

Así, se va a considerar como "dimensión autónoma" la transferencia y la actividad profesional. Según indica el Ministerio en este documento, que ha adelantado este jueves 'El Mundo' se trata de una "necesidad indudable", pues en el modelo hasta ahora vigente, la transferencia quedaba dentro de la investigación y la actividad profesional aparecía asociada a la docencia. "Ello conducía a una infravaloración de los méritos de transferencia y actividad profesional en ámbitos donde resultan particularmente relevantes", añade.

En resumen, si bien para el departamento que dirige José Ignacio Wert siguen siendo "esenciales" la investigación y docencia, de manera que una evaluación positiva de estas dos dimensiones hará innecesario tener en cuenta más méritos para conseguir la acreditación, se añade para los casos en que el solicitante no alcance el nivel mínimo exigible, que lo compense en tres dimensiones más: transferencia del conocimiento y actividad profesional, gestión y formación.

Comisiones de evaluación del profesorado

Otro de los cambios es la composición y número de comisiones de evaluación del profesorado. Se pasa de las cinco establecidas por cada rama de conocimiento -Artes y Humanidades, Ciencias, Ciencias de la Salud, Ciencias Sociales y Jurídicas e Ingeniería y Arquitectura- a más de una veintena, con el objetivo de que haya una mayor especialización y sean "mucho más cercanas" al ámbito académico y científico de los solicitantes.

Se sigue así la práctica de países como Italia o Francia, pues en esta última el grado de especialización de las comisiones es muy elevado llegando incluso a superar las 80, según han explicado las fuentes consultadas. "Con este tipo de comisiones, se garantiza el principio de especialización en la evaluación del profesorado, así como la calidad del sistema de evaluación", indica el texto del borrador.

Para los procedimientos de reclamación contra resoluciones negativas, existirían cinco comisiones de revisión para cada una de las ramas de conocimiento. La reforma prevé también que cada comisión esté formada por un número de miembros variable, determinado principalmente por la mayor o menor heterogeneidad científico-técnica del campo, pero nunca menos de siete ni más de quince. No se modifica, en cambio, el perfil y los requisitos que deberán cumplir dichos miembros.

El periodo de vigencia del nombramiento de los miembros de la comisión sigue siendo de dos años, aunque se establece la posibilidad de renovar el nombramiento una única vez, por igual periodo, a propuesta de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad Educativa (ANECA). Además, el Consejo de Universidades -rectores y ministerio- tendrá la potestad de designar al presidente de la comisión en función de su experiencia y habilidades en este ámbito, en lugar de atribuir estas funciones automáticamente al vocal de mayor rango académico y antigüedad, como se hacía hasta ahora.

Calificación alfabética

La evaluación de los méritos aducidos y debidamente justificados dará lugar a una calificación alfabética de la A a la E, en lugar de ser numérica, respondiendo así al objetivo del ministerio de que sea más cualitativa que cuantitativa. En cada uno de las dimensiones esta calificación tendrá el siguiente significado: A (excepcional), B (bueno), C (compensable), D (insuficiente)y E (muy bajo o inexistente).

El presidente del área de Universidad del sindicato CSIF, Francisco Olivares, ha señalado, aunque con "cierta cautela", que en el nuevo sistema propuesto por el departamento que dirige José Ignacio Wert no se aprecia que pueda ser "más difícil que el anterior", aunque ha añadido que eso se verá cuando las distintas comisiones de evaluación redacten sus propios criterios en función de cada área.

Si bien ha señalado que faltan "muchos aspectos por aclarar y definir", Olivares ha indicado que le parece "positivo" que se tenga en cuenta la experiencia profesional de los aspirantes, pues hasta la actualidad ponderaba, sobre todo, la investigación. No obstante, ha indicado que el ministerio no aclara exactamente el peso de cada uno de los requisitos en la evaluación .

También valora que se eleven a más de una veintena las comisiones para incrementar la especialización de las mismas y evitar situaciones en las que, por ejemplo, "un profesor Veterinaria evalúa a un médico aspirante a profesor".

"Inseguridad jurídica"

Desde la Federación de Enseñanza de CC OO (FE-CC OO) denuncian que los nuevos criterios "puramente cualitativos" que defiende Educación provocarán "arbitrariedad e inseguridad jurídica" en el sistema que acredita a los docentes para presentarse a las convocatorias de las universidades.

Asimismo, señalan que la nueva evaluación dificultará "todavía más" la obtención de la acreditación que permite al profesorado acceder a la universidad y "fracasa en el intento de equilibrar calidad y cantidad de méritos". Para CC OO, la "inexistencia" de un marco común general de criterios, pues cada comisión tendría los suyos, comportaría valoraciones "poco o nada homogéneas".

La Federación de Enseñanza de CC OO, al igual que FETE-UGT, advierte además de que la primera reunión convocada por el ministerio en los últimos tres años ha dejado fuera temas "de gran calado" para la universidad, como el estatuto del personal investigador y docente, la carrera profesional, o el aumento de la tasa de reposición del profesorado, por lo que pide que se establezca un calendario de negociación para abordarlos "con la máxima celeridad".