Las diócesis de California inician un programa de apoyo para los menores víctimas de abusos

El arzobispo de Los Ángeles, José Gómez./EFE
El arzobispo de Los Ángeles, José Gómez. / EFE

La iniciativa, que pretende compensar a los inmigrantes ilegales o a las personas sin recursos para acudir a los tribunales, ya está en marcha en Nueva York o Pensilvania

COLPISA/AFPWashington

Los menores que han sido víctimas de abusos sexuales por parte del clero son el objetivo de un 'programa de compensación' puesto en marcha por seis diócesis en California, incluyendo la de Los Ángeles, como una alternativa a los procesos judiciales. «Esta nueva iniciativa quiere proveer un apoyo pastoral y financiero a cualquier persona que haya sido abusada sexualmente por un sacerdote diocesano cuando era menor de edad», explicó en una carta el arzobispo de Los Ángeles, José Gómez.

Según él prelado, su propia diócesis ha brindado su ayuda y apoyo a las «víctimas durante muchos años». «Seguiremos haciéndolo. Pero también entendemos que algunas víctimas se muestran reacias a acudir a la Iglesia en busca de ayuda. Nuestra esperanza con este nuevo programa es dar a estas personas la oportunidad de buscar reparación y curación a través de un programa independiente», que será gestionado por dos mediadores que ya administran iniciativas similares en otros lugares de Estados Unidos, como Nueva York o Pensilvania, aseguró el arzobispo de Los Ángeles.

Según los responsables del clero en California, este fondo de compensación estará abierto a todas las víctimas de abuso cometidos por sacerdotes, ya sean inmigrantes que residen ilegalmente en Estados Unidos o víctimas que ya no pueden llevar sus casos a la justicia por una prescripción de los hechos. Las víctimas no necesitarán tener un abogado. El proceso será gratuito y se llevará a cabo «amigablemente», respetando la privacidad de las víctimas.

En total, las seis diócesis involucradas en esta iniciativa representan a unos diez millones de católicos en California, donde viven muchos fieles con orígenes latinoamericanos. Como sucede en otros países, la Iglesia en Estados Unidos atraviesa una profunda crisis de confianza debido a las revelaciones de agresión sexual, especialmente a menores, cometidas por sacerdotes durante décadas y que han sido encubiertas por su jerarquía.