¿Cómo se recicla lo que nadie sabe reciclar?

¿Cómo se recicla lo que nadie sabe reciclar?

Es una tarea que en muchos casos genera dudas, pero existen algunas herramientas que ayudan a llevarla a cabo de manera exitosa

Elena Martín López
ELENA MARTÍN LÓPEZMadrid

Saber cómo se recicla cada uno de los objetos que forman parte de la vida cotidiana no siempre es tarea sencilla. España es uno de los alumnos más atrasados de Europa en la asignatura del reciclaje y uno de los motivos es que incluso a aquellas personas que hacen el esfuerzo de tirar cada elemento en el cubo que corresponde les surgen dudas a la hora de reciclar.

¿Una bolsita de té va a la basura orgánica o al contenedor azul porque algunas de sus partes están hechas de papel y cartón? La madera no es papel ni cartón, pero ¿debería tirarse al contenedor azul porque también proviene de los árboles? ¿El papel de aluminio es plástico? ¿La silicona dónde se tira? ¿Y el metal?

Algunas empresas y emprendedores han creado aplicaciones móviles para promover el reciclaje. Es el caso A.I.R-e, el Asistente Inteligente de Reciclaje creado por Ecoembes con el que cualquier ciudadano puede chatear y plantearle sus dudas sobre el contenedor al que debe tirar cada uno de los residuos que genera. Otras aplicaciones que fomentan las prácticas respetuosas con el medio ambiente son: Green Tips, una guía que aporta al usuario más de 150 consejos prácticos para ser más'eco-friendly'; Abouit, muestra el impacto que los productos de consumo de sectores como la alimentación o la cosmética tienen en el entorno y la salud; o Recycling Truck, un juego orientado a que los niños aprendan y se interesen sobre el reciclaje. Como estas, muchas otras están disponibles tanto para iOS como para Android.

Por su parte, los ayuntamientos también son un lugar ideal para obtener información al respecto.

En qué contenedor se tira...

Un trozo de madera

La madera es el material que permite fabricar el papel y el cartón, que siempre deben tirarse al contenedor azul pero, a diferencia de estos, la madera se recicla en el contenedor amarillo. Por su parte, aunque sorprenda, un lápiz roto que ya no sea utilizable deberá ir al cubo de restos, es decir, aquel al que van todos aquellos residuos que no se reciclan. El color de este contenedor varía según las comunidades (gris y naranja, verde oscuro, beige...).

Un tenedor de metal

Por lo general, los utensilios de metal, como un tenedor, deben tirarse al contenedor amarillo, pero hay excepciones, como las sartenes, que deben llevarse a un punto limpio. En el caso de que sea un cubierto de plástico, deberá ir al contenedor de restos, no al amarillo, porque no se considera envase y porque no todo el plástico es reciclable en dicho contenedor.

El papel de aluminio

El papel de aluminio es un metal y es 100% reciclable si se separa correctamente y se deposita, procurando que esté lo más limpio posible, en el contenedor amarillo. Como él, el papel de film transparente, que también suele generar dudas, también va al amarillo.

Un bolígrafo

Los bolígrafos, una vez acabados, deben depositarse en el contenedor de restos. Sin embargo, el blíster que los cubre se considera envase y debe ir en el contenedor amarillo.

Una servilleta de papel

Las servilletas de papel usadas, el papel de cocina sucio, y el papel y cartón manchados de aceite, como un cartón de pizza, deben ir al contenedor marrón (basura orgánica). En su defecto, es preferible tirarlos al contenedor de restos.

Un vaso de cristal

Es necesario distinguir entre el cristal (no reciclable) y el vidrio (reciclable), porque pueden parecer lo mismo, pero no lo son. La principal diferencia entre el cristal y el vidrio es que las copas, vasos y otros elementos de cristal tienen óxido de plomo, que no se puede fundir en los mismos hornos donde se producen los envases de vidrio, ya que necesitan una temperatura diferente.

De esta forma, los vasos, las copas y los cristales rotos -también los de las ventanas y los espejos-, deberán tirarse en el contenedor de restos. Por su parte, las botellas de vino, cerveza, zumos, refrescos, los tarros de conservas o los frascos de colonia, depositán tirarse en el contenedor verde.

Otros artículos que contienen cristal, como las bombillas y los fluorescentes, deberán ir al punto limpio.

Un tarro de cerámica

La cerámica, si no se puede reutilizar, debe ir al contenedor de restos.

Ropa

La ropa, y la tela en general, siempre debe ir a contenedores especiales para ropa y zapatos o al punto limpio, aunque cada vez más personas en España optan por darle una segunda oportunidad a sus prendas y por venderlas a tiendas de segunda mano.

Cápsulas de café

La llegada de las cápsulas de café a los hogares ha generado un gran problema de reciclaje. Con ellas existen dos opciones. La primera, guardar las cápsulas usadas en un cubo y llevarlas a la empresa que las fabrica, si es que da la opción de recogida, como hacen muchas de ellas actualmente.

La segunda, separar la cápsula del café que queda en su interior una vez usada, es decir, limpiarla bien, y depositar la cápsula en el contenedor amarillo y los restos de café en el contenedor marrón o, en su defecto, al de restos.

Medicinas

Las medicinas suelen tener varias partes, la caja y el prospecto debe tirarse en el contenedor azul, el blister, en el amarillo, y las pastillas o el contenido, sea cual sea, debe llevarse al punto limpio si se quiere deshechar porque es muy contaminante y no se puede mezclar con otro tipo de basura.

Productos de higiene personal

Las compresas, los tampones, los pañales, las toallitas, los bastoncillos o los cepillos de dientes no son reciclables y, por tanto, deben ir siempre al contenedor de restos. Un gran error es tirarlos al váter y lo más recomendable es sustituirlos por otros artículos cuyos materiales sean reutilizables como compresas, pañales o toallas de tela, copas menstruales de silicona, cepillos de dientes de bambú... Por su parte, el tubo de la pasta de dientes se considera envase y debe ir al contenedor amarillo.

El polvo de barrer

El polvo de barrer debe ir al contenedor de restos, junto con otros elementos no reciclables como las cacas de perro, las pegatinas, la arena de gato, o la goma eva.

Un mechero

Los mecheros no se consideran envases por lo que no deben ir al contenedor amarillo. Además, al estar formados por tantos componentes, algunos de ellos tóxicos, reciclarlos es algo complejo. Sin embargo, tampoco deben ser depositados en el contenedor de retos, porque el contenido de gas puede ser peligroso en ciertas condiciones de presión o de calor. Así, los mecheros deben ser llevados al punto limpio, mientras que las colillas irán en el contenedor de restos.