Más pruebas vinculan a la Vía Láctea con las extinciones masivas

Imagen publicada por la Agencia Espacial Europea que muestra el mapa tridimensional más detallado de la Vía Láctea. /Efe
Imagen publicada por la Agencia Espacial Europea que muestra el mapa tridimensional más detallado de la Vía Láctea. / Efe

Los impactos de los asteroides/cometas se agrupan significativamente cerca de los brazos espirales y en lugares específicos

EUROPA PRESSMadrid

Impactos de asteroides relacionados con extinciones en masa en la Tierra se agrupan alrededor de los pasos del Sistema Solar a través de las regiones más densas de los brazos espirales de la galaxia.

Es el resultado de un nuevo documento que explora el vínculo entre las extinciones terrestres y la dinámica de la Vía Láctea, publicado en 'International Journal of Astrobiology' por un equipo liderado por Michael Gillman, de la Facultad de Ciencias de la Vida de la Universidad de Lincoln.

El documento 'Mapping the location of terrestrial impacts and extinctions onto the spiral arm structure of the Milky Way' analiza los datos de los impactos de los asteroides, así como otros cambios históricos significativos en el clima de Tierra y la ubicación del Sistema Solar dentro de la galaxia.

Se espera que las regiones de alta densidad dentro de los brazos espirales tengan profundos efectos sobre las estrellas que pasan. La comprensión de los efectos potenciales sobre la Tierra y nuestro Sistema Solar depende de un modelo robusto de dinámica de paso del brazo.

Utilizando una nueva combinación de datos, los investigadores han obtenido un modelo de los tiempos de paso del Sistema Solar a través de los brazos espirales y la relación con los trazadores de brazos como los masers de metanol. Esto revela que los impactos de los asteroides/cometas se agrupan significativamente cerca de los brazos espirales y en lugares específicos de una estructura de brazo promedio.

Las extinciones del final del Pérmico y del Cretácico final emergen como localizadas dentro de una pequeña región de formación de estrellas en dos brazos diferentes. El inicio del Sistema Solar, hace más de 4.500 millones de años, ocurrió en la misma región en un tercer brazo. El modelo complementa los datos geoquímicos al determinar la importancia relativa de los eventos extra-solares en la diversificación y extinción de la vida en la Tierra.

 

Fotos

Vídeos