Agujeros negros de película

Un breve repaso a varios clásicos de nuestro cine en los que el fenómeno espacial cobró un gran protagonismo

COLPISAMadrid

'The Black Hole' (1979)

La película se llamaba 'El agujero negro', pero ya es conocido lo que sucede con los nombres de las películas extranjeras en España. Hace 40 años, Disney, apostó por esta película protagonizada por Maximilian Schell y Anthony Perkins. Ambos están embarcados en el USS Palomino, que se ven atrapados por la fuerza de atracción del agujero negro. Fue un fracaso en taquilla.

'Contact' (1997)

El primer contacto con seres extraterrestres vino a través de un agujero negro. Los científicos terrícolas, encabezados por Jodie Foster, reciben por radio unos extraños mensajes que solo pueden proceder del espacio. Robert Zemeckis firma la película.

'El planeta de los simios' (2001)

Una nueva versión del clásico de 1968 sobre el astronauta que cae en un mundo donde los humanos son esclavos de simios. La historia parte del momento en que una nave espacial de la NASA cruza un agujero negro y llega a la Tierra, pero en un futuro, en el que el planeta ha sido conquistado por los simios.

Zathura: una aventura espacial (2006)

Dos hermanos, Danny y Walter, se encuentran solos después de que su padre se va a trabajar. Jugando, se encuentran en el sótano un juego: 'Zathura'. De repente, su casa acaba en el espacio. Una película que recuerda demasiado a 'Jumanji', con Jonah Bobo y Josh Hutcherson. Fracasó en taquilla.

'Star Trek' (2009)

Otro de los clásicos del cine. Mr Spock emplea la llamada 'materia roja' para crear un agujero negro que absorba una supernova. Viajar a través de esta región genera que, en un momento, coincidan en el mismo tiempo un Spock anciano con el Spock del presente. Nuevamente surge el problema de no poder contar lo sucedido en el pasado para no cambiar de forma irreversible el futuro.

'Interstellar' (2014)

El equipo responsable de los efectos visuales de la película de Christopher Nolan convirtió la ciencia ficción en realidad científica, proporcionando numerosa información sobre los poderosos efectos de los agujeros negros. El empeño por conseguir una representación lo más realista posible del fenómeno espacial les llevó a colaborar con el astrofísico Kip Thorne, quien les facilitó todos los datos necesarios.