El agujero negro central de la Vía Láctea parece emitir hacia la Tierra

La Vía Láctea./AFP
La Vía Láctea. / AFP

La manera de percibir las radioemisiones de Sagitario A*, inusual en este tipo de fenómenos, sorprende a los astrónomos

EUROPA PRESS

La región de emisión del agujero negro supermasivo en el centro de la Vía Láctea, Sagitario A* es tan pequeña que su fuente puede apuntar directamente a la Tierra. Es la sorprendente conclusión de nuevas observaciones del centro de la galaxia con una red de telescopios que por primera vez ha incluido el poderoso ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array), en Chile.

Los agujeros negros supermasivos son comunes en los centros de galaxias y pueden generar los fenómenos más energéticos en el universo conocido. Se cree que, alrededor de estos agujeros negros, la materia cae en un disco giratorio y parte de esta materia se expulsa en direcciones opuestas a lo largo de dos haces estrechos, llamados chorros, a velocidades cercanas a la velocidad de la luz, que normalmente produce mucha radio emisiones.

La nueva investigación ha descubierto que la emisión del agujero negro supermasivo Sagitario A *, en el centro de la galaxia, proviene de una región más pequeña de lo que se pensaba. «Esto puede indicar que un chorro de radioemisiones de Sagitario A * apunta casi directamente hacia nosotros», según el documento, que se publica en The Astrophysical Journal.

Una nube de niebla de gas caliente ha impedido a los astrónomos obtener imágenes nítidas del agujero negro supermasivo Sagitario A*, lo que arroja dudas sobre su verdadera naturaleza. Usando la técnica de observación de interferometría de línea de base muy larga (VLBI) a una frecuencia de 86 GHz, que combina muchos telescopios para formar un telescopio virtual del tamaño de la Tierra, el equipo logró trazar las propiedades exactas de la dispersión de la luz bloqueando nuestra vista de Sagitario A*. La eliminación de la mayoría de los efectos de dispersión ha producido una primera imagen del entorno del agujero negro.

La alta calidad de la imagen no dispersada ha permitido al equipo restringir los modelos teóricos para el gas alrededor de Sagitario A*. La mayor parte de la radioemisión proviene de apenas 300 millonésimas de grado, y la fuente tiene una morfología simétrica. «Esto puede indicar que la radioemisión se produce en un disco de gas inflado en lugar de un chorro», explica Sara Issaoun, coautora del estudio y estudiante de la Universida de Nimega, quien ha probado varios modelos de ordenador con los datos. «Sin embargo, eso haría de Sagitario A* una excepción en comparación con otros agujeros negros que despiden radioemisiones. La alternativa podría ser que el chorro de radioemisiones nos apunte casi a nosotros».

El supervisor de Issaoun, Heino Falcke, profesor de radioastronomía en la Universidad de Radboud, dice que esto es muy inusual. El año pasado, Falcke lo habría considerado un modelo artificial, pero recientemente el equipo de investigadores Gravity llegó a una conclusión similar utilizando el Interferómetro del telescopio VLT de ESO (European Southern Observatory). «Tal vez esto sea cierto después de todo», concluye Falcke, «y estamos mirando a esta bestia desde un punto de vista muy especial».

Sagitario A* es el agujero negro supermasivo más cercano y pesa alrededor de 4 millones de masas solares. Su tamaño aparente en el cielo es menos de 100 millonésimas de grado, lo que corresponde al tamaño de una pelota de tenis respecto al tamaño de la Luna vista desde la Tierra.