La sonda Rosetta envía imágenes de un cometa a 50 kilómetros de distancia

Imágenes del cometa./
Imágenes del cometa.

El próximo 11 de noviembre el ingenio humano se posará sobre la superficie del 67P/Churyumov-Gerasimenko

EFETERUEL

La misión Rosetta, una sonda espacial de la Agencia Espacial Europea (ESA) que fue lanzada en 2004, ha enviado ya desde hace unos días imágenes a 50 kilómetros de distancia de un cometa, las primeras con esa resolución conseguidas nunca. Concretamente, se trata de imágenes del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, del que "ahora pueden verse ya estructuras de medio metro y, en el máximo de aproximación, hasta de 10 centímetros", ha explicado hoy a los medios de comunicación en Teruel la investigadora del equipo científico internacional Osiris -el sistema de cámaras a bordo de esta nave- Luisa Lara.

Con motivo de su participación en la XI Reunión Científica de la Sociedad Española de Astronomía, que se celebra desde el pasado lunes en Teruel, Lara ha explicado que en mayo comenzaron a recibir las primeras imágenes de este cometa, que eran apenas un punto pero que han ido mejorando a medida que la sonda se acercaba. Especialmente, las imágenes tomadas fueron mejorando a partir del pasado mes de agosto a medida de que la sonda entró en la órbita del cometa.

Las que se han tomado hace unos días a una distancia de 50 kilómetros son las mejores imágenes obtenidas hasta ahora por una misión espacial de un cometa, a la espera de que el próximo 11 de noviembre la sonda Rosetta se pose sobre la superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. Esta será una "complicada maniobra espacial" que llevará varias horas porque el cometa tiene "poca gravedad y poca masa", esto lo convierte en una misión mas compleja que mandar sondas a la superficie de Marte por ejemplo, ha explicado la investigadora.

Está previsto que la sonda se pose en el cometa para fijarse luego al suelo, y desde allí ofrecer valiosa información a los investigadores durante unos cuatro meses. El módulo orbitador continuará observando la evolución de la actividad del cometa hasta finales de 2015. La sonda Rosetta ha recorrido casi 6.400 millones de kilómetros para llegar a su destino y buscar respuestas al origen del Sistema Solar. Los investigadores han puesto el foco en los cometas porque son "cápsulas del tiempo", ya que se formaron hace unos 4.500 millones de años, en el origen del Sistema Solar, pero desde entonces han estado lejos del sol y conocerlos puede arrojar respuestas sobre cómo eran las cosas en aquellos inicios.