El 'bullying' también afecta a la salud de los acosadores

Cuando son adultos, los acosadores escolares pueden reproducir la violencia a otros contextos/EFE
Cuando son adultos, los acosadores escolares pueden reproducir la violencia a otros contextos / EFE

En la adolescencia, los agresores tendrán dolores psicosomáticos, escasa socialización y conductas de riesgo similares a las de sus víctimas

Doménico Chiappe
DOMÉNICO CHIAPPEMadrid

Un estudio realizado por dos investigadores de la Universidad Martin Lutero, de Halle-Wittenberg (Alemania), asegura que los efectos del 'bullying' afectan no sólo a las víctimas de la agresión. Los acosadores también tienen secuelas de esa violencia que han perpetrado, aun cuando no la hayan padecido, afirmaron Anett Wolgast y Matthias Donat, autores de un trabajo divulgado este martes y expertos en psicología docente.

Estas consecuencias negativas se pueden manifestar de tres maneras, que suceden en ambos grupos, el de agresores y el de agredidos. La primera consiste en que ambos asumen conductas de riesgo, como beber alcohol o fumar tabaco, al llegar a la adolescencia. «El hecho de que los acosadores y las víctimas experimenten problemas similares entre sí es notable», afirmó Wolgast, basado en los datos de un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), realizado con miles de encuestas durante un periodo prolongado.

Cuando son adultos, los acosadores escolares pueden reproducir la violencia a otros contextos

«Los acosadores tienen importantes consecuencias relacionadas con la salud mental, un daño internalizado parecido al de la víctima», ratifica Mercedes Novo, miembro de la unidad de Psicología Forense de la Universidad Santiago de Compostela, que ha realizado distintos estudios sobre el tema en el ámbito español. «Son ansiosos, depresivos, impulsivos. Pero también desarrollan conductas antisociales y disruptivas. Los agresores tendrán tendencia a reproducir esas conductas en otros contextos. Tienen más del doble de posibilidades de ejercer violencia de género o acoso laboral».

En segundo lugar, víctimas y agresores comparten problemas de socialización y escasa comunicación con sus amistades y familiares, de los que no consideran tener suficiente apoyo. «Este estudio ratifica la literatura previa sobre los efectos del 'bullying' en los acosadores, que pueden llevar incluso a intentos de suicidio», sostiene Novo. «El trabajo realizado en España apunta en esa dirección: hay que mirar también al agresor, que va a seguir siendo violento y así poder prevenir y actuar».

Salud mental

Aunque las consecuencias del 'bullying' afecten también al acosador de ninguna manera se le puede víctimizar. «Una víctima es quien sufre un daño causado por la violencia», explica Novo. «El acosador tiene carencias y déficit en su comportamiento, y unas características personales y psicoemocionales que dañan su conducta futura, pero no se le puede victimizar. Ejerce el acoso porque le da poder y control». Relacionada con la sintomatología de la ansiedad, la depresión, la impulsividad y la baja autoestima, unos y otros también padecerán trastornos psicosomáticos como dolores de estómago, de cabeza y de espalda o depresión, según los datos de la OMS, recogidos en el artículo publicado en la revista 'Children and Youth Services Review'. «Las niñas internalizan un poco más los problemas y, por lo tanto, tienen más dolores de estómago o de cabeza», dijo Wolgast. «Estos hallazgos podrían servir para diseñar nuevas estrategias de prevención».

Entre las medidas contra el 'bullying' se encuentra alertar a los padres. «Cuando un padre escucha que su hijo acosador verá afectada su salud mental se hace más responsable», sostiene Novo. «Para los progenitores es una sorpresa, porque ese daño lo esperan en la víctima, pero no en el agresor». Por su parte, Wolgast y Donat recomendaron reforzar la comunicación en las aulas y promocionar el apoyo mutuo, para mejorar el ambiente en las aulas.

«La conclusión más importante es que los programas de prevención o intervención necesitan un fuerte enfoque en la comunicación entre los adolescentes para poder hablar fácilmente con los amigos. Esto es relevante para estudiantes víctimas del 'bullying' y para estudiantes con experiencias de perpetrar 'bullying'», dice Wolgast.