Una azafata revela por qué no hay que pedir nunca café ni té a bordo de un avión

Azafata de Lufthansaen el aeropuerto de Dusseldorf, Alemania. /AP
Azafata de Lufthansaen el aeropuerto de Dusseldorf, Alemania. / AP

La trabajadora da algunos consejos para una correcta higiene cuando se viaja en una aeronave

SUR

La aviación es un mundo apasionante que guarda numerosos secretos imposibles de descifrar a la vista de un usuario. Si alguien conoce bien estos misterios son los asistentes aéreos, que pasan su jornada laboral, es decir, gran parte de su vida, a bordo de los diferentes aparatos.

Lo normal es que los entresijos de los aviones no sean conocidos por los clientes, pero una azafata se ha propuesto desvelar algunos secretos que hasta ahora no se conocían. El primero que ha dado a conocer Jamila Hardwick es que nunca se debería pedir café o té a bordo de un avión. «Lo que pasa con el café y el té es que las tuberías rara vez se limpian», descifró, como informa Business Insider. «Las azafatas no beberán agua caliente en el avión. No beberán café natural y no beberán té natural».

Aunque pueda resultar extraño, también ha dado consejos sobre el refresco que jamás debería pedirse. La coca-cola light, debido a que se agota más que el resto de refrescos y en lo que van a reponer una lata, podrían haber vertido ya tres bebidas.

Otro aspecto en el que pocas personas se paran a pensar es que un cliente nunca debería pedirle que le ayude a guardar el equipaje en los compartimentos a una azafata. «No nos pagan hasta que la puerta de embarque esté cerrada», cuenta. «Si nos lastimamos al poner esa bolsa en el compartimento superior, no podemos tratarla como una lesión en el trabajo».

Finalmente, continúa advirtiendo acerca de la falta de higiene en ciertas partes del avión. Explica que la bandeja está repleta de gérmenes y que los pasajeros deben portar una toallita desechable para limpiarla antes de usarla. También incide en tener cuidado con los cobertores del asiento y las almohadas. «Trae el tuyo. Estos se lavan, pero no estamos tan seguros de lo bien que se lavan. Lo mismo para la almohada. Quitarán el forro de la almohada y le darán una nueva, pero aún tiene la almohada allí que está sucia», sentencia.

Temas

Abc, Salud