Asesina en Zaragoza a la abogada que le defendía por matar a su mujer en 2003

La víctima con su asesino durante el juicio por el crimen de su mujer./ANTONIO GARCÍA / HERALDO DE ARAGÓN
La víctima con su asesino durante el juicio por el crimen de su mujer. / ANTONIO GARCÍA / HERALDO DE ARAGÓN

El presunto autor de los hechos mantenía una relación sentimental con la letrada y se habría suicidado en Teruel

MIREN IZQUIETAZaragoza

La delegada del Gobierno en Aragón, Carmen Sánchez, ha confirmado que la abogada asesinada en Zaragoza, supuestamente por un hombre al que defendió cuando éste asesinó a su mujer, en 2003,mantenían una relación sentimental. Sánchez ha precisado, en una rueda de prensa convocada para informar sobre los detalles de este caso de violencia machista, que el entorno familiar de la víctima así lo ha declarado a los investigadores.

Su defensa fue su trampa. Cuando Rebeca Santamalia aceptó amparar a José Javier Salvador en el caso por el asesinato de su mujer hace 15 años, no imaginó la traición. Nadie protegió a esta abogada de 48 años de las manos de su defendido, que la madrugada de este viernes ha acabado con su vida en la capital aragonesa.

La Policía continúa con las pesquisas desde que el marido de la fallecida denunciara su desaparición el jueves por la noche. Horas después, los agentes han hallado el cuerpo de la mujer con heridas de arma blanca en un piso de la capital aragonesa. La investigación ha revelado que el propietario de este piso es el presunto asesino. Mientras tanto, José Javier Salvador Calvo, de 50 años, se lanzaba al vacío desde el viaducto de Teruel.

Fuentes de la Policía consultadas por Colpisa aseguran que se continúan tomando pruebas en el piso, en un caso que se cataloga ya como violencia de género y que pone de nuevo sobre la mesa el debate sobre la reinserción de este tipo de delincuentes.

José Javier fue condenado a 18 años por el asesinato de su mujer en 2003. Aquella vez él mismo confesó a la Policía que había matado a Patricia Maurel, de 29 años, en un paraje a un kilómetro del casco urbano de La Puebla de Híjar, en Teruel, donde le disparó 11 tiros tras vaciar el cargador de una escopeta. Maurel era entonces candidata por parte del Partido Popular a las elecciones en esa localidad turolense y ambos tenían tres hijos. Un jurado popular consideró de manera unánime que el condenado actuó sin que su mujer pudiera defenderse. Tras la condena, en 2017 se le concedió la libertad condicional.

Esta madrugada ha sido el turno de su segunda víctima. Rebeca Santamalia Cáncer, madre de un hijo, fue coordinadora del Servicio de Orientación Penitenciaria durante los años 2010, 2011 y 2012. Una compañera de profesión con la que ha contactado Colpisa la define como «responsable, minuciosa, educada, rigurosa en su trabajo como defensora de los intereses de sus clientes, sin un mal gesto». Por su parte, el Colegio de abogados de Zaragoza ha convocado una concentración de repulsa en la puerta de su sede.

Un informe del Ministerio de Interior revela que entre 2007 y 2013 se catalogaron 13.408 casos de maltratadores reincidentes, es decir, 2.234 maltratadores múltiples denunciados cada año. Y en lo que va de año, nueve mujeres han sido asesinadas en España, al menos tres de ellas víctimas de violencia de género, si bien el resto de casos continúan en investigación policial. Este enero negro llega en mitad del discurso de Vox sobre no legislar específicamente la violencia de género contra las mujeres.

Enero negro

El primer asesinato de 2019 ocurrió el pasado 3 de enero cuando una mujer dominicana de 26 años fue apuñalada supuestamente por novio en Laredo (Cantabria), y el segundo ocurrió el 12 de enero cuando una mujer de 47 años fue acuchillada en su vivienda en Fuengirola (Málaga) por su expareja, un alemán que fue detenido.

Además, hay otros tres casos en investigación policial y no se descarta ninguna hipótesis. Son los de la joven paraguaya Romina Celeste, desaparecida en Lanzarote y cuyo marido sostiene que no la mató, sino que la encontró muerta y se deshizo de su cadáver; el de una anciana de 95 años agredida por su marido en la residencia en la convivían en Toral (León), y el de una alemana, cuyo cuerpo fue hallado junto al de su marido en su casa de Llucmajor, ella tumbada sobre la cama y él ahorcado en el pasillo.

Más información

 

Fotos

Vídeos