Adelgaza como puedas

La aerolínea oficial de Pakistán da seis meses a su tripulación de cabina para que pierda peso. Si no, los dejará en tierra. «Hay que garantizar que estén en forma», aduce la compañía

Una azafata de Pakistan International Airlines (PIA) atiende a una joven pasajera en un vuelo Londres-Karachi. /Asif Hassan
Una azafata de Pakistan International Airlines (PIA) atiende a una joven pasajera en un vuelo Londres-Karachi. / Asif Hassan
ICÍAR OCHOA DE OLANO

La flota aérea de Pakistan International Airlines (PIA) necesita urgentemente perder lastre. Así al menos lo consideran sus responsables, que han dado un ultimátum a sus tripulantes de cabina para que se pongan a dieta y adelgacen como puedan si quieren continuar en las nubes. Al parecer, la edad y el sedentarismo pasan factura a los azafatos de altos vueltos del país, que ahora podrían quedarse en tierra firme si no se meten pronto en vereda y afinan sus figuras.

La aerolínea nacional de esta república islámica del sur de Asia, que opera vuelos de pasajeros y de carga, adoptó esta enérgica medida a finales de año, de manera que el 1 de enero distribuía entre los miembros de su plantilla una contundente circular. El objetivo, poner coto a lo que denomina el «exceso de peso» de sus auxiliares de vuelo. Fija para ello una fecha tope: el próximo 1 de julio, que será cuando citarán a los remitentes en sus respectivas oficinas para subirles a la báscula. Los responsables de la compañía, con base de operaciones en Karachi, Lahore e Islamabad, entienden que un semestre es un plazo de tiempo razonable para que pierdan una media de «dos kilos al mes». Recalca a este respecto que, en la actualidad, hay asistentes de vuelo que «sobrepasan hasta en 13,5 kilos el límite de peso permitido», y que, «aún así, se les permite subir a bordo y hacer su trabajo».

Junto con la circular, firmada por Aamir Bashir, director general de Servicios de Vuelo de PIA, se adjunta una tabla con los pesos establecidos para las diferentes alturas y tipos de cuerpo. Así, por ejemplo, para una mujer de «complexión mediana» y estatura de 1,7 metros, recuerda que la recomendación de peso oscile entre los 60 y los 66 kilos. La medida afecta en torno a un centenar de profesionales, que representan alrededor del 5% del total de auxiliares que trabaja para la línea aérea pakistaní.

Mashhood Tajwar, portavoz de la firma, resta importancia a la campaña emprendida por PIA contra los empleados de cabina más fondones. Dice que se trata de un «asunto regular y rutinario». «Hay que garantizar que los asistentes de vuelo sean delgados, inteligentes y estén en forma», afirma. «A nadie le gustaría encontrarse en el avión con una tripulación desaliñada», agrega, para revelar a continuación que la empresa había recibido quejas por parte de pasajeros sobre asistentes de vuelos con «obesidad», si bien no quiso cuantificar esas reclamaciones ni tampoco detallarlas. «La iniciativa obedece tanto a razones de apariencia como de salud», se limita a enfatizar.

En España, 'a ojo cubero'

No es la primera vez que PIA insta a sus trabajadores a hacer deporte y eliminar las grasas y el azúcar de sus dietas para que bajen de talla. En mayo de 2017 empezó por dejar en tierra a un número indeterminado de auxiliares de vuelo que, a su juicio, padecían sobrepeso y, después, les daba un mes para adelgazar. El organismo regulador de aviación civil para la península del Indostán determina que el índice de masa corporal para tripulantes varones debe situarse entre 18 y 25, mientras que el de las mujeres no debe rebasar los 22.

En España, a excepción de la estatura –a partir de 1,62 o 1,65 metros para ellas, y de 1,75 para ellos–, la corpulencia de los auxiliares de vuelo la establece cada compañía mediante la fórmula del 'a ojo cubero'. «La legislación consideraría una discriminación establecer unas tallas o unos pesos máximos, por lo que es cada línea la que determina quién es apto y quién no para atender al pasaje y garantizar su seguridad durante el vuelo. Eso sí, tienen que estar en condiciones de evacuar un avión en 90 segundos», expone a este periódico Jesús Cuevas, presidente del Sindicato de Tripulantes Auxiliares de Vuelo de Líneas Aéreas, (STAVLA). «Parte de la formación consiste en nadar 100 metros en cuatro minutos, subir un peso determinado a una balsa, etcétera. Pero, una vez superadas, esas pruebas nunca se vuelven a renovar. El reciclaje durante el ejercicio de la profesión es únicamente teórico», admite Cuevas.

La compañía estatal paquistaní, una de las peor valoradas del mundo, acumula más de 2.600 millones de euros en deudas y encadena escándalos. Hace apenas dos años, las autoridades descubrieron hasta en dos ocasiones heroína en vuelos a Londres. Sumida en un complejo proceso de privatización, que el año pasado motivó huelgas que dejaron un rastro de dos empleados muertos, hoy aguarda el pronunciamiento del Tribunal Supremo de ese país, que ha decidido intervenir para poner su gestión y sus cuentas bajo la lupa.

Las nuevas 'rebajas' involuntarias de Cathay Pacific

Los clientes de Cathay Pacific, la aerolínea de bandera de la región administrativa especial de Hong Kong, están en racha. La compañía, que opera vuelos a más de 200 destinos en 52 países en África, Asia, Europa, Norteamérica y Oceanía, ha vuelto a vender billetes de primera a precio de turista por error. Ocurrió el domingo, cuando un grupo reducido de viajeros adquirió en su web pasajes para un Lisboa-Hong-Kong, vía Frankfurt, a 1.317 euros ida y vuelta, cuando su coste real ronda los 13.945 euros. Hace dos semanas, la aerolínea estrenaba el año despachando involuntariamente vuelos de Vietnam a Nueva York en clase business a menos de 600 euros, cuando su tarifa normal alcanza los 12.200. Los responsables de la empresa, que han garantizado a esos afortunados que disfrutarán en el aire de los servicios premium, investiga el origen del nuevo incidente, que se enmarca, al parecer, dentro de una violación masiva de datos.

 

Fotos

Vídeos