Más de 40 ciudades españolas piden un 'Pasaje Seguro' para los refugiados

El artista chino Ai Weiwei apoyando la movilización Pasaje Seguro desde Lesbos./
El artista chino Ai Weiwei apoyando la movilización Pasaje Seguro desde Lesbos.

Más de 100 ciudades en una treintena de países del mundo piden rutas seguras para las personas que intentan acceder a Europa

IKER CORTÉSMadrid

"Pedimos al Gobierno y a los países de la UE que hagan lo que se han comprometido a hacer, que fue acoger a los refugiados". Son las palabras de Roberto Asensio, portavoz de la asociación ciudadana Ayuda al Refugiado Zaragoza, una de las cientos de organizaciones que se unirán hoy a la marcha europea por los derechos de las personas refugiadas y migrantes 'Pasaje Seguro', una gran movilización a la que se han adherido ya más de cien ciudades de una treintena de países del mundo, entre ellas más de 40 españolas, además de Nueva York y Vancouver.

Bajo el lema 'Pasaje Seguro Ya', los participantes en la movilización exigirán a los gobiernos de toda Europa que se establezcan rutas seguras para las personas desplazadas de sus hogares de manera forzosa a causa de guerras y conflictos, un problema que ha obtenido una mayor visibilidad a raíz de la cruenta guerra que está asolando Siria. Según apunta Acnur, de los más de 60 millones de personas que se encuentran en esa situación, "un millón accedió a Europa en 2015".

Y es en esa travesía en la que el pasado año 3.771 perdieron la vida intentando llegar por mar al continente europeo, una andadura que en lo que va de año ha dejado ya 410 fallecidos. Una cifra a la que hay que sumar las personas que desaparecen bajo las aguas sin dejar rastro de su existencia y las voces silenciadas de los más de 10.000 niños de las que Europa parece haber perdido el registro y desconoce su paradero.

Así las cosas, hace unas semanas la organización portuguesa Coragem Disponível-Apoio a refugiados e inmigrantes se ponía en contacto con Bienvenidos Refugiados España y otras asociaciones ciudadanas independientes que se han ido sumando a través de las redes sociales para desarrollar esta acción. "Se trata de pedir al Gobierno y a la UE que haga algo real con la crisis humanitaria que estamos sufriendo. No solo con los refugiados sirios que están llegando en embarcaciones a Lesbos sino también con el cierre de las fronteras y las trabas que sufren todos los migrantes que buscan cobijo y una vida mejor para sus hijos", afirma Asensio.

Gran parte de las concentraciones han tenido lugar hacia las 12 del mediodía, pero cada ciudad realizará actos diferentes. Así, en Madrid, se ha preparado una concentración a las 18.30 horas, ante la sede de la Comisión Europea, en el Paseo de la Castellana, 46. En ella, se leerá un manifiesto elaborado por las distintas organizaciones y colectivos que hemos impulsado la acción, explica Nuria Díaz, portavoz de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR). "Estamos en un momento clave en el que tenemos que unir fuerzas desde la sociedad civil y la ciudadanía para exigir a los líderes europeos y a nuestros responsables políticos que pongan en marcha medidas que mejoren y den solución a la situación que están viviendo las miles de personas refugiadas que llaman a nuestras puertas", asevera.

Soluciones

Los colectivos reclaman rutas seguras en Grecia, en la frontera española y en el resto de Europa; visados humanitarios, procesos de reasentamiento y el acceso diplomático al asilo en terceros países y la suspensión de los acuerdos de retorno y readmisión con países que no respetan los Derechos Humanos.

Una recreación del día a día en Lesbos

Formado por 2.600 personas -aunque el núcleo duro lo conforman la veintena de personas que se movilizan diariamente por la asociación- Ayuda al Refugiado Zaragoza ha planteado una concentración con una 'performance' en la que tratarán de llamar la atención y recrear lo que sucede en Lesbos cuando llegan los refugiados sirios. "Hemos convertido los chalecos de seguridad vial en chalecos salvavidas y hemos comprado mantas térmicas para recrear lo que sucede cuando los refugiados llegan a la isla y son atendidos con los voluntarios", explica Asensio. La asociación también ha adquirido palos de escoba para crear banderas con las mantas térmicas.

Posteriormente, donarán esas mantas en alguno de los envíos periódicos que la asociación realiza con otros grupos a nivel nacional. Hace poco enviaron 25 pales llenos de ropa, medicinas y artículos de higiene a Lesbos. Y lo mismo hicieron hace unos meses con otros 15 para el Sáhara.

También solicitan que se agilice urgentemente la reubicación de las personas refugiadas desde Grecia e Italia; la derogación del Reglamento Dublín; un papel activo de los gobiernos europeos en la resolución de conflictos y el control del comercio de armas. Por último, creen que es necesario "acabar con los discursos, medidas y actitudes denigrantes, racistas y xenófobas" contra las personas refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes garantizando un trato digno y justo.

En opinión de Asensio es el "miedo a lo desconocido" el que está dando lugar a la inacción por parte de los ejecutivos de la UE y "son los voluntarios" quienes están trabajando sobre el terreno y haciendo lo que "deberían hacer los gobiernos". "Se ha creado cierta idea de los que vienen no son tan buenos como parece", afirma el portavoz de Ayuda al Refugiado Zaragoza, que recuerda que los refugiados no abandonan su país porque les apetezca sino porque "sus casas han sido bombardeadas y han matado a sus familias". A su juicio, lo más sorprendente es que los países de la UE podrían acoger "sin problemas" a los refugiados, pues tan solo representan un 1% de la población europea.

Díaz va más allá y asegura que las políticas y emigración y asilo europeas "priman por encima de las vidas humanas y los derechos, cuestiones relativas a la seguridad. Es un enfoque que ha servido para construir la Europa de la fortaleza e intentar aislarnos de la realidad. No podemos no mirar hacia lo que está pasando en otros países porque es que, además, es una obligación de los estados europeos

Según explica Asensio, la movilización en Zaragoza se desarrollará bajo una marca blanca. "Queremos evitar los logos, las siglas, los partidos políticos y las oenegés, de tal forma que todos los ciudadanos se vean reflejados en la misma. Lo que está claro es que los ciudadanos se han movilizado antes que los gobiernos", afirma Asensio. Ése es precisamente el espíritu que imperará en el resto de ciudades porque, dice la portavoz de CEAR, "más allá de las marcas, debemos estar todos unidos. Lo importante son las voces y en este momento es clave que las juntemos y exijamos una solución", concluye.