La Semana Santa de Zamora se despide con la degustación del ‘dos y pingada’

La Semana Santa de Zamora se despide con la degustación del ‘dos y pingada’

1.400 cofrades con ropa de calle y flores en las varas desfilaron desde primera hora de la mañana

ALICIA PÉREZ

Zamora ha despedido hoy la Semana Santa con un alegre encuentro entre Jesús Resucitado y la Virgen y la degustación del tradicional 'dos y pingada', un plato típico del Domingo de Resurrección consistente en dos huevos fritos y jamón.

A las 9:00 horas daba inicio la procesión de la Cofradía de la Santísima Resurrección desde la iglesia de Santa María de la Horta. Las imágenes de Jesús Resucitado, del imaginero zamorano Ramón Álvarez, y la Virgen del Encuentro, de Higinio Vázquez, salieron juntas del templo. Después, se separaron para recorrer las calles hasta la Plaza Mayor.

1.400 cofrades vestidos con ropa de calle, algunos con capa, y con las primeras flores de la primavera en lo alto de sus varas niqueladas acompañaron a los pasos. Dos horas después del inicio de la procesión, entraba la Virgen en la Plaza Mayor desde la calle Renova. Adornada con flores blancas y con el manto negro, fue acompañada por la Banda Ciudad de Zamora, que interpretó temas ya más populares como 'El Bolero de Algodre', y la Banda Maestro Nacor Blanco de Zamora, que entró detrás de la Virgen tocando la marcha 'Mater Mea'.

Jesús Resucitado llegó a la Plaza Mayor desde la calle Ramos Carrión. Con flores rojas en la mesa de madera llevada por los cargadores, estuvo acompañado por los sones del tamborilero de la Cofradía y la Banda de Música de Zamora.

A las 11:30 horas, las dos imágenes se encontraron entre los sones del himno nacional y el estruendo de tiros de escopeta desde el balcón del Ayuntamiento viejo de Zamora.

Tras la reverencia, llegó uno de los momentos más emotivos de la mañana de Resurrección, la interpretación de la Alborada por la Banda de Música de Zamora y el folclorista Luis Antonio Pedraza con flauta y tamboril. La Alborada, que se estrenó en la procesión del año pasado, forma parte de la composición 'Suite Sayaguesa', del toresano David Rivas. A su ritmo, marcharon los dos pasos, frente a frente.

Después, juntos y la Virgen despojada ya del manto negro, se dirigieron a la empinada calle de Balborraz para volver al templo de salida en una procesión alegre y colorida que se convierte en la primera romería del año de Zamora.

Zamoranos y visitantes degustaron después en bares, restaurantes y hogares el tradicional 'dos y pingada'. Decían adiós a una Semana Santa que ha congregado en la ciudad a cerca de 250.000 personas, según los primeros datos facilitados por el concejal de Seguridad Ciudadana, Antidio Fagúndez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos