La Vera Cruz narra la Pasión de Cristo en una ciudad que se echa a la calle

La Vera Cruz en Zamora. /
La Vera Cruz en Zamora.

2.500 hermanos desfilan junto a once pasos en la procesión de una de las cofradías más antiguas de España

ALICIA PÉREZ

La Pasión de Cristo fue narrada ayer en las calles de Zamora. La Cofradía de la Santa Vera Cruz, Disciplina y Penitencia, la decana de Zamora y una de las más antiguas de España, salió en procesión en la tarde del Jueves Santo con sus once pasos y 2.500 cofrades con hábito de terciopelo morado.

Zamora vive los días grandes de su mayor celebración, la Semana Santa, declarada de Interés Turístico Internacional y Bien de Interés Cultural (BIC). En una ciudad repleta que estos días triplica su población, la Santa Vera Cruz salió del Museo de Semana Santa a las 16:45 horas. La mañana estuvo protagonizada por la procesión de la Virgen de la Esperanza, con su espectacular paso por el Puente de Piedra sobre el río Duero y la subida por la empinada calle de Balborraz.

Datada a comienzos del siglo XVI, con documentos escritos que acreditan su existencia en 1503 y 1508, la Cofradía de la Vera Cruz rememoró por la tarde las escenas más significativas de la Pasión de Cristo a través de once tallas, nueve de ellas cargadas a hombros y dos con ruedas. Desfilaron La Santa Cruz, de Julio Gómez Sismo; El Lavatorio de los Pies, del zamorano Higinio Vázquez; La Santa Cena, de Fernando Mayoral; La Oración del Huerto, de Juan Sánchez Guerra; El Prendimiento de Jesús, de Miguel Torija; La Flagelación, de Juan Sánchez Guerra; Coronación de Espinas, de Higinio Vázquez; Ecce Homo, de Gil de Ronza; La Sentencia, de Ramón Núñez Fernández; Jesús Nazareno, de autor desconocido, y la Virgen Dolorosa, de Ricardo Segundo.

La comitiva, formada por dos hileras de cofrades, se dirigió hacia la Catedral. Unos en zapatos negros, otros con los pies descalzos. Al llegar al atrio, dejaron las imágenes durante la media hora de estación que se realiza en los alrededores del templo y de los Jardines del Castillo. Allí, familiares y amigos de cofrades y cargadores compartieron con ellos la merienda, en una tradicional reunión cuyo objetivo es que los cofrades repongan fuerzas, ya que se trata de uno de los recorridos más largos de la Semana Santa de la ciudad.

Marchas procesionales como 'Mater Mea', 'Cristo del Perdón' o 'Perdónalos' guiaron los pasos de los cargadores debajo de las tradicionales mesas de madera de la Semana Santa zamorana. Abrió el desfile la Banda de Cornetas y Tambores Ciudad de Zamora y acompañaron a los pasos otras de Zamora como la Banda de Música de la ciudad y la Maestro Nacor Blanco. También de otras provincias vecinas como la Banda de Tordesillas y la Asociación Musical Villa de Olmedo, de Valladolid; Sones del Órbigo, de Veguellina de Órbigo, en León, y las bandas Villamayor y Tomás Bretón de Salamanca.

Finalizada la Vera Cruz en el Museo de Semana Santa, Zamora se disponía a vivir la noche más larga, la noche del Jueves al Viernes Santo, en la que la ciudad no descansa.

 

Fotos

Vídeos