La Tercera Caída entona en Zamora ‘La muerte no es el final’ en su 75 aniversario

La Tercera Caída entona en Zamora ‘La muerte no es el final’ en su 75 aniversario

2.000 cofrades acompañan a los tres pasos y a una Cruz de Yugos y una Corona de Espinas hecha con rejas de arado

ALICIA PÉREZ

La Hermandad de Jesús en su Tercera Caída protagonizó ayer la tarde del Lunes Santo en Zamora. Era el cuarto día de procesiones desde que el traslado del Nazareno de San Frontis el pasado jueves diera el pistoletazo de salida a una celebración declarada de Interés Turístico Internacional y Bien de Interés Cultural (BIC).

Un total de 2.000 cofrades acompañaron por las calles de la ciudad, desde la iglesia de San Lázaro a la Plaza Mayor, a los tres pasos de la Hermandad, junto a la Cruz de Yugos y la Corona de Espinas hecha con rejas de arado, ambas realizadas y donadas por el escultor zamorano José Luis Coomonte y símbolos de la procesión.

De negro y blanco, con hábito, caperuz y capas de raso, los hermanos portaron hachones con velas y lucieron el símbolo en rojo de la Hermandad, que este año celebra el 75 aniversario desde su fundación el 17 de abril de 1942.

A las 20:30 horas partía la procesión de la iglesia del barrio de San Lázaro, uno de los puntos que aglutina a más público, en una tarde animada por el buen tiempo. La Banda de Clarines y Tambores de la Cofradía y el Barandales, figura que anuncia la llegada de las procesiones en Zamora con el sonido de sus esquilas, abrieron la comitiva.

La principal novedad en el desfile tuvo lugar al inicio, cuando los cofrades se colocaron para salir desde la Cuesta de la Morana y no alrededor de la iglesia, como en años anteriores. También estrenó la cofradía en su 75 aniversario la marcha fúnebre 'Tercera Caída', del compositor toresano David Rivas.

El momento más esperado por todos y uno de los más emocionantes de la Semana Santa de Zamora llegó con el canto por el coro de la Hermandad de 'La muerte no es el final'. Es un acto en recuerdo de los hermanos fallecidos en la Plaza Mayor, en cuyo centro bailaron sobre los hombros de los cargadores los tres pasos, Despedida de Jesús y su Madre, de Enrique Pérez Comendador; Jesús en su Tercera Caída, de Quintín de Torre, y la Virgen de la Amargura, del zamorano Ramón Abrantes.

Después, la procesión continuó hasta el Museo de Semana Santa, donde se dio por concluida la 75 procesión de la Hermandad de la Tercera Caída.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos