Sergio Martín declara en Madrid su pasión por la Semana Santa «perfecta» de Zamora

Sergio Martín declara en Madrid su pasión por la Semana Santa «perfecta» de Zamora

Asegura, a través de un recorrido por sus vivencias en las procesiones, que la ciudad se convierte en un lugar mágico y en una experiencia que merece la pena ser vivida

ALICIA PÉREZ

Como un enamorado de la Semana Santa de Zamora se declaró el sábado Sergio Martín, periodista zamorano y director del Canal 24 horas, en el sexagésimo sexto pregón de la Pasión zamorana en Madrid, celebrado en el Centro Cultural Conde Duque con la presencia de numerosas autoridades. Cercano a la tierra y a la celebración, el periodista realizó un recorrido por sus vivencias desde que era un niño durante la semana de Pasión e invitó a los que no la conocen a visitarla y entender "por qué algunos estamos enamorados de ella". De una Semana Santa cuyo continente y contenido, forma y fondo son, durante esos días, "sencillamente perfectos en Zamora".

Destacó el periodista que la ciudad con más románico del mundo se convierte durante los días de Pasión en un lugar mágico en el que las calles del casco antiguo, las paredes de piedra, los faroles, que iluminan lo justo, y las procesiones, con sus hermanos, pasos y la Marcha de Thalberg impregnándolo todo, configuran una liturgia perfecta, una experiencia que merece la pena ser vivida. "Cada uno a su modo, cada cual como quiera, desde lo más profundo de las creencias hasta lo más relacionado con lo estético, con la belleza".

De fondo se proyectaron imágenes de la celebración en un vídeo de una hora de duración del zamorano Óscar Antón. Procesiones, fotografías, imágenes de actos de Cuaresma y extractos de spots de la Asociación Luz Penitente fueron pasando ante la mirada del auditorio y al son de las palabras del pregonero. Asistieron al acto representantes de la Casa de Zamora en Madrid, la vicepresidenta de la Junta de Castilla y León, Rosa Valdeón; la presidenta de la Diputación, Mayte Martín; el concejal del Ayuntamiento de Zamora José Carlos Calzada; el presidente de la Junta Pro Semana Santa, Antonio Martín Alén; el diputado nacional Fernando Martínez-Maíllo, el senador Javier Faúndez y el concejal del Ayuntamiento de Zamora Víctor López, entre otros.

En un acto que representaba para Sergio Martín un enorme placer y una gran responsabilidad, fue narrando al auditorio las excelencias de una Semana Santa declarada de Interés Turístico Internacional en 1986 y como Bien de Interés Cultural en 2015. "Pronto será Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad", se atrevió a predecir. En un pregón sobre Zamora en Madrid, que unía así a las dos ciudades en las que Martín Herrera ha pasado la mayor parte de su vida, recordó la tradición de estrenar ropa el Domingo de Ramos, algo sagrado para su madre, o el característico olor que le encanta a almendras garrapiñadas de la ciudad durante la Semana Santa. "En Semana Santa aprendí a esperar, aprendí también que la calle es de todos cuando se espera la procesión, pero también se aprende a respetar, se aprende el valor del silencio y, por qué no reconocerlo, aprendí también a trasnochar y a beber, menos edificante esto último, pero también realidad en una tierra de pan y vino como la nuestra", destacó seguro de que la Semana Santa y lo que aprendió en ella, "en un ambiente en el que todo el mundo participa y a nadie le es ajeno", le ha hecho ser mejor.

"Pero lo más trascendente que pude aprender es el valor de lo sagrado. Quien vive ciertos momentos de la Semana Santa en Zamora aprende qué es la fe y comprende muy bien la devoción popular", afirmó. "Es esto un tesoro, un patrimonio que no se puede cuantificar, pero que exalta de cada uno lo mejor y hace de una sociedad como la nuestra que todos estén unidos en el pensamiento con un noble fin. Y un fin que nos hace generosos porque queremos compartirlo, nos hace solidarios porque quisiéramos que todos lo sintieran como propio y también nos hace humildes porque recuerda nuestra condición mortal", aseguró el periodista, quien siente a Zamora en Semana Santa como pueblo generoso en virtud, que se ofrece frente a aquellos que hoy quieren poner fronteras. "Los zamoranos con su Semana Santa y su devoción popular quieren darse. La ciudad esos días se embaraza de amistad y familia, y corre el buen tono y la cordialidad", aseguró Martín Herrera sobre unos días que definió como de encuentro cariñoso y "que me ayudan a recargar las energías de buenos sentimientos que me alimentan para el resto del año".

Hizo referencia también el periodista a la alusión que hacen algunos a la Semana Santa de Zamora como austera y a la que otros quieren comparar, "para rivalizar", con la Semana Santa de Sevilla. En este sentido, aseguró que, "por suerte para ambas", no tiene nada que ver. "Si algo es respetado en Zamora es esta semana o al menos, sin duda, algo bueno ocurre en Semana Santa. Si no habéis estado allí, os invito a que lo hagáis y viváis desde dentro la increíble belleza estética que supone", animó a los asistentes.

Aprovechó también Sergio Martín para hacer una petición sobre el Museo de Semana Santa de Zamora. Y es que cree que es el momento de que todos juntos "trabajemos" para tener el mejor Museo de Semana Santa y un lugar capaz de mantener viva la esencia de la semana de Pasión durante todo el año, según sus palabras. "Con toda humildad", considera que para conseguirlo se necesita el empuje de todas las administraciones, el conocimiento de los hermanos que más saben y la profesionalidad de cuidadores y expertos que sepan recrear dentro de un museo la experiencia y las sensaciones que el turista y viajero pueden demandar en cualquier momento del año. Por este motivo, instó a Zamora a convertir el Museo en una experiencia, a escala, a la altura de la original. "Nos sentiremos orgullosos", afirmó y concluyó el pregón citando a los asistentes el próximo Domingo de Ramos en su ciudad, "estrenando ropa". No podía ser de otra forma.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos