El riesgo de lluvia mantendrá hoy en vilo la celebración de las procesiones en Valladolid

Los paraguas recibieron ayer a los cofrades en la iglesia de San Pedro./Alberto Mingueza
Los paraguas recibieron ayer a los cofrades en la iglesia de San Pedro. / Alberto Mingueza

La Aemet desactiva la alerta amarilla por tormentas y prevé una «notable mejoría» para el Viernes Santo que permitiría la celebración de la Procesión General

J. Sanz
J. SANZValladolid

«El tiempo está complicado y, aunque lo siento en el alma por los miles de cofrades que llevan tanto tiempo preparando estos días, nos resulta complicado encontrar ventanas sin lluvia este jueves», lamentaba ayer el delegado territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Juan Pablo Álvarez. Pero las previsiones cambian, y más en estos periodos de inestabilidad, y la propia Aemet acaba de desactivar para hoy el riesgo de tormentas fuertes, que no de lluvias para la tarde, y despeja el camino para mañana, Viernes Santo, de cara a la celebración de la Procesión General e, incluso, puede que también del Sermón de las Siete Palabras.

Más información

Pero hoy no pinta bien la celebración de la, sin duda, jornada grande de la Semana Santa vallisoletana, que arrancará, como es tradición, con la misa crismal oficiada por el cardenal arzobispo Ricardo Blázquez en la Catedral (10:30) para dar paso a uno de los desfiles más populares, como es la procesión del Cristo de la Luz que parte del Palacio de Santa Cruz (11:00). Esta última sí ha salido, aunque acortando el recorrido hacia la Catedral. Por si acaso.

Seguridad en los recorridos y precaución al volante

Más de doscientos policías locales, junto a efectivos nacionales, blindarán hoy la ciudad, sobre todo, a partir de las seis de la tarde para garantizar la seguridad al paso de las once procesiones previstas. Para ello se cerrarán los accesos al casco histórico y aledaños con vallas y patrullas cruzadas y «no se permitirá entrar al área restringida a nadie», es decir, ni siquiera residentes. La previsión de lluvias, en el conjunto de la comunidad, llevó ayer a la directora provincial de la DGT a pedir a los conductores que «extremen la precaución» ante el riesgo de que se produzcan chubascos intensos hasta primera hora de la tarde de hoy.

Y era justo a esa hora cuando comenzaba a dispararse el riesgo de lluvia (la Aemet lo situaba en el 100%), con una doble alerta amarilla que estaba activada en el conjunto de la provincia por fuerte lluvias y tormentas que podrían dejar hasta quince litros por metro cuadrado hasta las tres de la tarde,si bien dicha alerta acaba de ser desactivada, aunque se mantiene el riesgo de lluvias débiles, en teoría, hasta pasada la medianoche e iniciado el viernes (santo).

«El día puede que comience con nubes y claros, pero en cuanto salga el sol lo más probable es que se registren chubascos para el resto de la jornada (de este jueves)», anticipa el meteorólogo Juan Pablo Álvarez.

Un panorama gris para una jornada en la que está previsto que los cerca de doce mil cofrades de las veinte hermandades de la capital alumbren una treintena de pasos en un rosario de once desfiles que, a partir de las 18:30 horas (cuando arranca la procesión de Penitencia y Caridad, en esta ocasión sin reo indultado), cerrarán literalmente el centro al tráfico con «fuertes medidas de seguridad» para evitar incidentes al paso, si el tiempo lo permite, de las procesiones por un circuito de más de un centenar de calles.

«El día comenzará con nubes y claros, pero en cuanto salga el sol lo más probable es que llueva»

«Estamos muy pendientes del cielo, claro, y ojalá se equivoquen las previsiones y la lluvia nos respete el máximo de procesiones, pero lo iremos viendo y las cofradías serán las que tengan la última palabra a la hora de tomar una decisión tanto hoy como mañana», explica el secretario de la Junta de Cofradías, José Miguel Román, quien reconoce que «la incertidumbre es lo peor cuando lo que se anuncian son chubascos y no lluvias persistentes, ya que estas últimas facilitan la toma de decisiones».

Los once desfiles previstos para hoy, que recorrerán la ciudad (en teoría) de manera casi ininterrumpida entre las 11:00 y las 2:00 horas, apenas sufrirán modificaciones en sus rutas más allá de «algún pequeño cambio del recorrido por el corte de la entrada a la calle Jesús –abierta hacia la Plaza Mayor– desde Molinos (Correos) o por las obras de la plaza de Luis Braille». Nada importante, confirma el portavoz de las cofradías.

«Lo peor es la incertidumbre, aunque las cofradías esperarán hasta el último minuto para adoptar una decisión»

Las hermandades, como es habitual ante estos escenarios de incertidumbre meteorológica, «esperarán hasta el último minuto para adoptar la decisión, siempre difícil, de salir o no salir». Y lo mismo ocurrirá mañana con la celebración del Sermón de las Siete Palabras, que se trasladaría de la Plaza Mayor a la Catedral en caso de inclemencias, pero sin modificar el horario (12:00 horas). Mucho mejor pinta ahora mismo la celebración de la Procesión General –ya se suspendió en 2018– y todo apunta a una «notable mejoría» del tiempo durante la tarde del viernes. «El inicio está previsto a las siete y media, aunque es necesario un margen de una hora previa para preparar las procesiones, en algunos casos montando las tallas en la calle, tres horas para la celebración y otra hora y media después (hasta las 0:00) para que los cofrades regresen a sus sedes», detalla José Miguel Román.

Las lluvias llegaron ayer por la tarde puntuales a su cita con las previsiones y a partir de las 19:00 horas cayó una cortinilla de agua muy fina, es cierto, pero suficiente para mantener en vilo a los cofrades, si bien todas las procesiones pudieron salir. La alerta amarilla por tormentas se activaba a las nueve de la noche y se esperaban vientos fuertes y lluvias (también intensas) de madrugada. No fue así, aunque sí se recogieron 4 litros por metros cuadrado durante la noche. Lo que ocurra hoy, y especialmente esta tarde, aún está por ver. Mañana parece que el panorama pinta mucho mejor.