La bendición de Ricardo Blázquez cierra una multitudinaria Procesión General de Valladolid

Procesión General de Valladolid. /Gabriel Villamil
Procesión General de Valladolid. / Gabriel Villamil

«Es una satisfacción enorme para nuestros miles de cofrades que todo haya salido a la perfección», destaca la Junta de Cofradías

J. Sanz
J. SANZValladolid

«El jueves (santo) lo pasamos muy mal -tuvieron que suspenderse ocho de las diez procesiones de la tarde noche- y la verdad es que ha sido un alivio tremendo cuando la Aemet nos ha comunicado que no había riesgo de lluvia a las siete de la tarde», ha reconocido Pablo Marcos, tesorero de la Junta de Cofradías, antes de destacar que la Procesión General «ha salido a la perfección, con muchísimo público y con una satisfacción enorme para todos los cofrades después del chasco de ayer -por el jueves-».

El arzobispo cardenal, Ricardo Blázquez, y las autoridades (locales e internacionales) se han unido a la comitiva al paso de la Virgen de Las Angustias, portada por su cofradía titular, para recorrer el camino de vuelta desde la Plaza Mayor a la iglesia de Las Angustias, de la que partió el desfile a las siete y media de la tarde. Y allí Ricardo Blázquez ha impartido la bendición a los presentes antes de que la tradicional salve hay puesto fin una Procesión General que la ciudad no vivía desde 2017 debido a su suspensión hace un año por la lluvia.

Esta vez no ha llovido e, incluso, cofrades y asistentes han disfrutado de un razonable buen tiempo para ver desfilar a las veinte cofradías alumbrando los 33 pasos que representan la Pasión de Jesucristo en el mayor museo al libre de imaginería religiosa en el que se convierte cada Viernes Santo la capital vallisoletana.

El público esperó hasta el último minuto y, en cuanto se despejaron las nubes, se formaron colas interminables en el local de la plaza del Ochavo en el que se venden los asientos de las gradas de la Plaza Mayor. «Es maravilloso ver cómo el trabajo de todo un año puede trasladarse a la calle y que miles de personas asistan a la Procesión General», ha incidido el tesorero de la Junta de Cofradías, que este año asistía por vez primera al desfile completo desde el palco situado ante el Ayuntamiento. «Siempre he desfilado con mi cofradía (La Preciosísima Sangre) y esta vez me dije que tenía que verla y, por fortuna, la he podido contemplar en todo su esplendor». El portavoz de las cofradías ha querido destacar la «enorme calidad de las bandas» que han acompañado a los pasos por el circuito habitual de la Plaza Mayor, en el que se ha podido ver las tradicionales escoltas por parte de policías, guardias civiles y militares a algunos de los pasos.

«Todo un éxito», en definitiva, que ha sido seguido desde el palco de autoridades por representantes de medio mundo y que ha transcurrido sin incidentes reseñables en un recorrido vigilado por centenares de policías (locales y nacionales), con el centro cerrado al paso de vehículos (de todos) por vallas, patrullas y un autobús urbano cruzado en la plaza de Zorrilla.

La Seman Santa continúa de madrugada, a partir de la media noche, con la procesión del traslado del Cristo de la Luz y la procesión de la Soledad, que tenía previsto partir de la iglesia de las Angustias al término de la salve de la Procesión General.