Traslado de los pasos a diecinueve grados

Un grupo de turistas, con ropa veraniega, pasea por Segovia. /
Un grupo de turistas, con ropa veraniega, pasea por Segovia.

«Con los pronósticos por horas, sabemos que tiempo va a hacer a la hora de la procesión con gran precisión»

DAVID MATARRANZsegovia

Dice el antiguo refrán: «Tres jueves hay en el año que relucen más que el sol: Jueves Santo, Corpus Christi y el día de la Ascensión». Como festivo solo queda el de hoy, Jueves Santo, pero lo que sí parece claro es que este año el sol va lucir, y con ganas.

Son buenas noticias para la familia cofrade que cuenta los días que quedan para las fechas claves de Semana Santa, y empieza mirar las páginas web de información del tiempo dos semanas antes. Algunos, a principios de año, cuando el pastor hace el pronóstico de las cabañuelas, ya están con el miedo metido en el cuerpo pensando en cómo hará el Jueves y el Viernes Santo.

Hoy en día las aplicaciones del teléfono móvil se llevan la palma, y baten record de tráfico en estos días entre cofrades y los que se van de vacaciones. Con los pronósticos por horas, sabemos que tiempo va a hacer a la hora de la procesión con gran precisión. Para hoy a las ocho de la tarde, cuando la mayor parte de las cofradías segovianas estén en la calle, el pronóstico de los meteorólogos es que tengamos 19 grados centígrados y sin riesgo de lluvia. Una temperatura impropia de nuestras tierras a estas alturas del año, pero que va a permitir disfrutar en la calle a cofrades, segovianos y visitantes.

Es una lástima cuando el tan deseado agua de lluvia de primavera aparece justo en el horario de una procesión. Todo el año trabajando, para que un inoportuno chubasco se lleve por delante toda la ilusión de los estrenos, y de acompañar a nuestras imágenes titulares hasta la Catedral.

Cuando ocurre me sabe especialmente mal por los niños que esperan su primera experiencia cofrade, y también por las bandas de música y cuadrillas de cargadores o costaleros. Ellos son los que llevan meses de sacrificio, ensayos y rigores invernales, pensando en la fecha marcada en rojo en el calendario.

En lo que ya parece que todos estamos de acuerdo es en que si la lluvia aparece, lo mejor es no salir. Nada de arriesgar el valioso patrimonio de las cofradías. Por cierto, lo del plástico encima de la imagen, solo cabe utilizarlo en caso de accidente o sorpresa. Y si no hay más remedio.

Pero fuera todos estos temores. Este año hace días que no los tenemos, así que esta tarde, a disfrutar. Cada uno con su paso, y que todos tengan una buena Estación de Penitencia, que para eso llevamos esperando más de un año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos