Los pasos aguardan en la Catedral la Procesión de Viernes Santo

El paso de Cristo con la Cruz a Cuestas, de la Cofradía de Ademar, en los Altos de la Piedad./
El paso de Cristo con la Cruz a Cuestas, de la Cofradía de Ademar, en los Altos de la Piedad.

Las cofradías segovianas realizan siete procesiones para trasladar sus imágenes titulares al templo mayor de la diócesis

M. A. LÓPEZSegovia

Las mejores previsiones se cumplieron. Las cofradías de Segovia pudieron celebrar este Jueves Santo sus procesiones en una tarde primaveral, con el sol apenas velado por nubes altas de evolución a primera hora y una temperatura suave, cálida en las horas centrales del día. Las calles céntricas se llenaron de segovianos y turistas que vieron desfilar a los cofrades desde sus parroquias hasta la Catedral, donde todos los pasos que subieron quedaron expuestos en el crucero y el trascoro tras ser recibidos por el Cabildo y realizar la estación de penitencia.

Fueron seis procesiones. La primera en salir fue la de la Cofradía de La Resurrección del Señor con el paso de La Flagelación, que partió a las seis y cuarto de su parroquia de Nueva Segovia. Media hora después, las dos imágenes de Aniceto Marinas que procesionan con los cofrades de San Millán y que dan título a su cofradía, el Santísimo Cristo en su Última Palabra y la Soledad al pie de la Cruz, salieron de su iglesia para enfilar la abarrotada avenida del Acueducto y dirigirse desde la plaza del Azoguejo a la Plaza Mayor.

Por orden cronológico fue la Cofradía de Nuestra Señora de la Piedad, de la parroquia de San José la que salió a continuación; a las siete de la tarde partieron de la calle contigua a la iglesia los tres pasos que participan cada Jueves Santo en la Procesión a la que dan nombre, la de El Calvario, La Magdalena al Pie de la Cruz y La Piedad. La siguiente salida, a las 19:30, fue la de la Procesión de Nuestra Señora la Soledad Dolorosa, con los hermanos de la Cofradía del Recogimiento muy arropados por los fieles y vecinos de Santa Eulalia y miembros de la Academia de Artillería cumpliendo con la tradición de escoltar la imagen de la Soledad en su itinerario.

Casi a la misma hora salió en andas de la ermita del Cristo del Mercado el Santo Cristo que llevan los cargadores de la Cofradía de La Esclavitud, que este año ha estrenado unas faldillas de tercipopelo morado bordadas en oro, regalo de una familia cofrade, y que realizó su procesión hasta la Catedral acompañado por la Banda San Pablo, de Zaragoza, realizando pasos dobles y sencillos y paradas al ritmo de la música.

A las ocho de la tarde salió de la plaza de San Lorenzo la Cofradía de La Oración en el Huerto con su imagen titular, el paso del mismo nombre de la escuela catalana de Josep Rius, que desfiló acompañada por su banda de cornetas y tambores, la que tiene el nombre de su fundador, Félix Martín.

Los últimos en salir y en llegar a la Catedral, donde entraron en torno a la medianoche, fueron los cofrades de Ademar, la Asociación de Exalumnos Maristas, que primero realizaron a la luz de las antorchas el Juramento del Silencio en los Altos de la Piedad con las dos imágenes que acompañan, Jesús con la Cruz a Cuestas y la Virgen de las Angustias, que después realizaron el único recorrido que no se incopora a la carrera oficial, pues subieron por el Arco del Socorro hasta el Alcázar y desde allí, por Daoíz, hasta la Plaza Mayor y la Catedral.

 

Fotos

Vídeos