La mitad de los policías locales doblarán turnos para velar por la seguridad desde hoy

os policías locales observan el tránsito de turistas por la calle Real./
os policías locales observan el tránsito de turistas por la calle Real.

En los momentos de mayor aglomeración habrá en la calle una treintena de agentes

QUIQUE YUSTEsegovia

Alrededor de una treintena de agentes municipales estarán en la calle para velar por la seguridad durante los momentos de mayores aglomeraciones de la Semana Santa, especialmente en las procesiones que atraen a más público, como la de esta tarde, con el traslado de las tallas a la Catedral desde las parroquias de los diferentes barrios; y la del Viernes Santo, en la que participan todas las cofradías y hermandades de la ciudad y que constituye uno de los platos fuertes de la Pasión segoviana. La previsión es que más de 4.000 personas participen mañana en la procesión de Los Pasos.

Además de vigilar el normal desarrollo de los desfiles, antes, durante y al término de los mismos, los policías locales prestarán una especial vigilancia al tráfico, que estos días suele obligar al corte de calles por la afluencia de visitantes, y también controlarán las grandes aglomeraciones en aras de prevenir los tradicionales hurtos al descuido.

En unas jornadas de bonanza turística, en las que Segovia espera un 95% de ocupación hotelera, con miles de turistas llegados desde diversos puntos de España y del extranjero, la Policía Local redoblará esfuerzos para que la ciudad no se colapse. Ningún agente municipal tendrá vacaciones durante estos días y en los momentos de mayor afluencia el 50% de la plantilla tendrá que doblar su jornada laboral con el objetivo de velar por la seguridad de todos.

Refuerzo del 30%

Para desarrollar con garantías el dispositivo de seguridad previsto, la Policía Local tendrá un refuerzo del 30% respecto a lo habitual, según informó ayer la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero. «Lo que hemos hecho es reforzar los efectivos, que es lo que podemos hacer en los momentos de máxima concentración de gente, no solo en las procesiones», indicó la regidora, quien confirmó que el Ayuntamiento de la capital no ha contemplado la posibilidad de colocar elementos pesados de hormigón en las entradas de las calles más transitadas del casco histórico para evitar la incursión de cualquier vehículo. El recuerdo de los últimos atentados está muy fresco y la detención el pasado diciembre de un presunto yihadista en el barrio de Santa Eulalia alertó a la sociedad segoviana y a las autoridades, que ya establecieron un operativo especial durante las pasadas navidades.

Fuentes de la Policía Local indican que «no hay una amenaza real» de un posible atentado terrorista en Segovia, aunque anuncian que habrá un pequeño dispositivo especial, junto con la Policía Nacional. para establecer puntos de control en diferentes puntos de la ciudad. Además de este operativo junto al Cuerpo Nacional de Policía, los agentes municipales serán los encargados de regular el tráfico de entrada al casco histórico de la ciudad a través de cuatro puntos: en la plaza de la Artillería; en la confluencia de la calle San Juan con la plaza del Conde Cheste; en la pequeña rotonda entre la calle Doctor Velasco y el paseo de Santo Domingo de Guzmán; y en el arco del Socorro. Se espera la llegada de una gran cantidad de vehículos durante las jornadas de hoy, mañana y el sábado, por lo que los agentes centrarán sus esfuerzos en evitar atascos por el centro de la ciudad. En este sentido, confían en que este año habrá menos problemas de aparcamiento debido a la apertura el pasado verano del estacionamiento subterráneo Catedral, que cuenta con unas 300 plazas.

Medidas «de sentido común»

A partir de la tarde del sábado, la cantidad de personas que transitarán por las calles de Segovia comenzará a descender, según calcula la Policía Local. Aún así, recomienda ser precavidos y adoptar algunas medidas «de sentido común» para evitar cualquier incidente durante las vacaciones de Semana Santa. Entre ellas, no llevar objetos de valor a la vista de los demás, no salir a la calle con grandes cantidades de dinero y no transportar la cartera o monedero en puntos accesibles para el resto de viandantes.

En cuanto a los más pequeños, se aconseja mantenerlos vigilados en todo momento, no acudir con ellos a lugares donde esté prevista una gran aglomeración de gente, en la que el niño pueda resultar herido por pisotones o empujones, y que lleven algún tipo de pulsera o similar en el que figure el número de teléfono y la dirección de los padres.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos