La Semana Santa estrenará su Interés Turístico Nacional con alojamientos al 100%

del Azoguejo, en Segovia. /
del Azoguejo, en Segovia.

La Agrupación de Industriales de Hostelería de Segovia señala que a partir del Miércoles Santo vendrán las grandes oleadas de visitantes

CÉSAR BLANCO ELIPE

El retumbar de los tambores y los bombos y las melodías de viento que resuenan ya en las calles de la ciudad dan la bienvenida a las primeras oleadas de visitantes. La capital segoviana quiere que esta Semana Santa luzca y brille más que ninguna. Las cofradías y feligresías cruzan los dedos y consultan las previsiones meteorológicas. Desean más que ningún año que el viajero admire y aprecie los méritos que han propiciado de esta tradición su declaración de Interés Turístico Nacional. Hace apenas dos semanas, la Junta de Cofradías recibía la buena nueva del Ministerio de Industria y Comercio.

También los hosteleros se encomiendan a las bondades del tiempo para que la otra cofradías que procesiona en estas fechas por la ciudad y la provincia, la de los turistas, sea numerosa y generosa. La Semana Santa es la temporada alta para el sector turístico de estos lares. también lo son los puentes, pero la conmemoración de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo levanta también fervor viajero de las miles de personas que visitan, comen, compran y se alojan en la ciudad.

Las perspectivas son halagüeñas. El gerente de la Agrupación de Industriales de Hostelería de Segovia y Provincia (AIHS), Javier García, diferencia entre las jornadas previas al Jueves, Viernes y Sábado Santos y este trío de días fuertes. En los preámbulos, la ocupación media de los alojamientos hoteleros estará en torno al 80% y el 90%. Algunos ya están llenos, añade el portavoz de la hostelería provincial.

El reclamo gastronómico a mayores

Para esas jornadas de más afluencia de visitantes, García está convencido de que, si el tiempo acompaña, los hoteles, pensiones y hostales estarán al 100%. Los restaurantes funcionan diferente. En estos casos, «las reservas van más al día», detalla el gerente de la agrupación gremial.

Antes del Miércoles Santo, los cálculos que hace indican una media de ocupación en los comedores del 50%, y ya metidos en los días festivos de la Semana Santa, las reservas de última hora pueden elevar ese porcentaje hasta el 90% de media. Habrá nombres clásicos e ilustres de la afamada gastronomía segoviana que doblarán turnos en sus cocinas y servicios de mesa.

El impacto económico es formidable, aunque los empresarios y las instituciones aún quieren más con el acicate de la declaración de Interés Nacional. El año pasado, y desde el punto de vista meramente turístico, los centros de información de la capital contabilizaron solo entre el Jueves Santo y el Domingo de Resurrección el trasiego de 24.000 personas. La ocupación hotelera media fue del 94%.

La repercusión económica se encuentra en torno a cinco millones de euros, como apuntó hace unos días el presidente de la Junta de Cofradías de Semana Santa de Segovia, Miguel Hernández.

El responsable hace hincapié en que la afluencia de visitantes está bien, sin embargo no hay que olvidar que en el fondo late la pasión religiosa, el ritual, la liturgia y el patrimonio sacros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos