Los turistas ofician la 'procesión' más multitudinaria de Segovia

Las riadas de visitantes recorren la Calle Real entre el Acueducto y la Plaza Mayor, para bajar luego al Alcázar. /
Las riadas de visitantes recorren la Calle Real entre el Acueducto y la Plaza Mayor, para bajar luego al Alcázar.

Segovia avanza hacia otra Semana Santa de récord de visitantes, con alojamientos completos, cortes de tráfico al casco histórico y atascos en las salidas y entradas de la ciudad

CÉSAR BLANCO ELIPE

La Semana Santa es tiempo de recogimiento, época para la reflexión y el silencio, de Pasión, de fervor religioso contenido. Por eso hay quienes recelan aún del desparrame y el jolgorio vacacional. El almanaque parece dar más importancia al asueto y al descanso (seguro que merecidos) que a la devoción y la tradición sacras. Por fortuna, Segovia concilia, o al menos lo intenta, ambas facetas. La multitudinaria y alborotada llegada de visitantes ávidos de cumplir con su penitencia de esparcimiento, diversión y ocio contrasta, sin llegar a inmiscuirse, con la sobriedad, el respecto y la solemnidad de las procesiones y vía crucis. Son miles, decenas de miles de viajeros que se excusan en la celebración de la Pasión de Jesucristo para dar rienda a otras pasiones más terrenales.

Fotos

El tronar de tambores y cornetas, el paso de los capuchones, los traslados de las cofradías, las esforzadas coreografías de los cargadores de las tallas o la imaginería que desfila por un escenario patrimonial único constituyen ya en sí mismos un atractivo turístico de primer orden. El resto de reclamos tienen todo el año para reivindicarse. Son valores añadidos a la Semana Santa y al reposo vacacional que persigue quien elige Segovia como destino. La aclamada y prestigiosa gastronomía, el deporte y las actividades al aire libre o el descubrimiento de los tesoros monumentales, históricos y artísticos de la provincia son activos que no están sujetos al calendario de fiestas de guardar.

Como desea en voz alta el presidente de la Asociación de Turismo Rural y Activo de Segovia, Domingo Asenjo, «ojalá todo el año fuera Semana Santa». La realidad es distinta para este importante subsector dentro de la actividad turística. Son fechas como estas o algunos puentes que salpican de jornadas en rojo en almanaque las que sustentan los negocios, y no a todos. Al final del ejercicio se hacen cuentas de la ocupación y Asenjo indica que apenas se supera el 20% en el cómputo global de los doce meses. Eso sí, en estas fechas los alojamientos rozan el lleno.

En la capital, el tirón de la Semana Santa es indudable. La concejala de Patrimonio Histórico y Turismo, Claudia de Santos, no lo termina de confirmar porque las cifras finales son las irrefutables y las que determinarán si este periplo vacacional han sido de récord para la ciudad. La edil se muestra comedida dentro de la satisfacción que produce para una representante municipal el hecho palpable de que Segovia lleve tres días tomada por forasteros.

Las jornadas centrales del ciclo de Semana Santa (Jueves, Viernes y Sábado Santos) han respondido a las expectativas depositadas tanto por el Ayuntamiento, a través de la empresa Turismo de Segovia, como por la Agrupación de Industriales de Hostelería (AIHS). Esperaban un desembarco masivo si la bondad meteorológica acompañaba, y así ha sido. Y aún faltan las jornadas de hoy y mañana, que aunque se presentan más flojas, hincharán las sumas finales.

4.000 personas solo el Viernes Santo

Con la cautela propia de que hasta que no pite el árbitro no acaba el partido, Segovia avanzaba ayer con paso firme hacia un nuevo récord de viajeros. La calculadora de los responsables del Centro de Recepción del Azoguejo elevaba a 12.000 las consultas atendidas hasta los albores de la jornada de ayer, por lo que cuando lean estas líneas ese listón habrá subido. Si se atiende a la pauta que facilita el Viernes Santo, habría que añadir unas 4.000 atenciones más solo en los mostradores que Turismo de Segovia posee en Santa Columba, a los pies del Acueducto.

La concejala añade un matiz: las personas que han pasado por este espacio de encuentro e información son muchas más porque no todas pasan piden ayuda a los trabajadores que estos días no dan abasto. A primera hora de la mañana de ayer, el contador estaba en 27.795 visitas desde el pasado fin de semana, cuando ya empezó el goteo vacacional de la Semana Santa. Un goteo que desde el jueves se ha convertido en un torrente. Al final de la jornada sabatina, la edil confiaba que se habrían superado las 30.000 entradas al centro de recepción del Azoguejo, por lo que las cifras serían parecidas e incluso superiores a las del año pasado. De Santos insiste en no pillarse los dedos y tampoco lanzar las campanas al vuelo hasta que no se haga el recuento definitivo.

Si toca guiarse por las sensaciones, las vibraciones son «formidables». La concejala de Patrimonio Histórico y Turismo cita, por ejemplo, las más de quinientas vistas que hasta el Viernes Santo acumulaba la Real Casa de la Moneda. También menciona como destacadas las cerca de un millar de personas que se habían acercado a la Casa Museo de Antonio Machado antes del Sábado Santo. Claudia de Santos también subraya la buena acogida del Museo de Títeres del maestro Francisco Peralta, en el Arco de Santiago, un atractivo desconocido aún por descubrir por el turista que llega a Segovia. Las visitas a este centro rondaban las doscientas al principio de la jornada de ayer.

'Parkings' a rebosar

Los pálpitos de la representante municipal se vuelven certezas cuando se trata de evaluar la ocupación hotelera en los días fuertes del ciclo de la Semana Santa segoviana. Claudia de Santos comenta que los pronósticos de reservas han cumplido el guion escrito con antelación. Es decir, un lleno prácticamente total en los hoteles, hostales y pensiones de la capital. La edil hablaba a primera hora de la tarde de ayer de un 99%, por aquello de que siempre puede haber alguna cama que se quede libre de imprevisto, aunque con la misma imprevisión puede reservarse en el último momento. Los centros de turismo rural también han superado con creces el 90% entre el jueves, viernes y sábado, con el pero de la excesiva dependencia de la estacionalidad, recuerda el presidente de la asociación provincial.

Abarrotados también han estado los aparcamientos. El cartel de completo ha lucido durante buena parte de esta macropuente festivo. La concejala señala que el acceso en coche al casco histórico ha tenido que ser cortado en varias ocasiones por la afluencia de turistas a pie que han tomado en las horas centrales del día en recinto amurallado. Esta circunstancia, junto a la llegada de visitantes por carretera y la lenta rotaciónen los aparcamientos subterráneos del centro, ha propiciado atascos ocasionales en Padre Claret, Vía Roma y plaza Oriental.

Y para completar el diagnóstico, la multiplicación por dos e incluso por tres de las visitas guiadas que ya se habían reforzado de antemano por parte de la empresa municipal ante la previsión de reservas por las que habían pasado unas mil personas antes de las rutas de ayer, apostilló De Santos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos