El silencio marcará la noche del Lunes Santo con el Cristo de los Doctrinos

Procesión del Cristo de los Doctrinos del año pasado. /LAYA
Procesión del Cristo de los Doctrinos del año pasado. / LAYA

La Cofradía de la Vera Cruz recupera la calle Cañizal en su recorrido a la vuelta de la Catedral, donde hace estación de penitencia

EVA CAÑAS / WORDSALAMANCA

El muñidor volverá a tocar a silencio en su salida de esta noche de la capilla de la Vera Cruz. Noche de Lunes Santo y de silencio, porque así camina por Salamanca el Cristo de los Doctrinos, datado en el siglo XVII.

Los cofrades no esperan aplausos en su salida porque el toque es de silencio, una vez que el primero de los cofrades cruce la puerta del templo, a las nueve de la noche. La austeridad que se impregna en este desfile también se aprecia en el adorno floral del paso del Crucificado, con un monte de cardos secos bajo sus pies.

Una de las novedades de este año es un cambio de recorrido, más bien, como confirma el presidente de la cofradía, Antonio Santos, se trata de una recuperación, ya que tras la finalización de unas obras que impedían el paso de la procesión, «volvemos de la Catedral por la calle Cañizal», en lugar de regresar por Compañía como en años atrás.

Asimismo, junto al Cristo de los Doctrinos siempre camina su madre, en este caso, bajo la advocación de la Virgen de la Amargura, que llevará este año una iconografía que hará referencia al IV Centenario del voto Inmaculista en Salamanca, y de la que es titular esta cofradía década de la Semana Santa. «Para esta noche pedimos al público que no aplauda a la salida, que escuchen el silencio».

 

Fotos

Vídeos