El Nazareno de la Vera Cruz preside el Vía Crucis de la Junta

La imagen de Nuestro Padre Jesús con la Cruz a Cuestas, a su paso por la calle Compañía en dirección a la catedral. /Víctor Antoraz
La imagen de Nuestro Padre Jesús con la Cruz a Cuestas, a su paso por la calle Compañía en dirección a la catedral. / Víctor Antoraz

La imagen de la cofradía decana conmemora este año su retorno a las calles salmantinas, que fue en el año 1918

EVA CAÑAS / WORDSalamanca

En la capilla de la Vera Cruz ayer ya no estaban las Esclavas del Santísimo Sacramento para presenciar la salida de una de las imágenes de la cofradía decana de Salamanca, la de Nuestro Padre Jesús con la Cruz a Cuestas, más conocido como el ‘Nazareno Chico’, que presidía el Vía Crucis que organiza cada año la Junta de Semana Santa de Salamanca.

Las religiosas abandonaron hace unas semanas el templo, pero su presencia durante tantos años todavía estaba latente este pasado sábado. A las seis en punto de la tarde se abrieron las puertas de la capilla, ante escaso público a la espera de su inicio.

Tras una Cruz Guía y dos faroles comenzaron a desfilar los representantes de las cofradías penitenciales (medio centenar), con sus medallas al cuello y un cirio en la mano.

Detrás de esta comitiva, el estandarte de la Vera Cruz marcaba la salida inminente de la imagen que habían elegido este año para presidir el Vía Cruz, el ‘Nazareno Chico’, cuyo acompañamiento musical fue un cuarteto de instrumentos.

Esta imagen de la Vera Cruz conmemora este año el centenario de su recuperación para la procesión del Santo Entierro, en 1918, después de casi un siglo sin salir de la capilla tras protagonizar la procesión conocida como ‘De los Nazarenos’ el Jueves Santo, que el obispo Tavira unificó en el Viernes Santo y dejó de procesionar durante ese largo periodo. Una efemérides que el obispo de la Diócesis de Salamanca, Carlos López, recordaba en su monición de entrada de la lectura de las estaciones del Vía Crucis en la catedral Vieja, una vez que la imagen del Nazareno ya había recorrido las calles del centro que separan su capilla de la seo salmantina.

La imagen iba cargada por una veintena de hermanos y hermanas de la Vera Cruz, aunque cabe recordar que esta imagen es cargada solo por mujeres desde el año 1985, uno de los turnos de carga femeninos más antiguos de España, como apuntan siempre desde su cofradía.

El paso lucía claveles rojos y flores moradas así como cuatro faroles con luz natural de varias velas. De esta talla destacar que es de autor anónimo que data de principios del siglo XVIII, una imagen de vestir que ayer lucía túnica morada con bordados en oro.

En relación a la imagen de Nuestro Padre con la Cruz a Cuestas, el obispo Don Carlos López recordó que iba a ser útil para la oración, «ante su gesto de entrega, su mansa expresión y su ejemplo de amor incondicional, nos parece escuchar a Teresa de Jesús decirnos: Solo os pido que le miréis».

Además, antes de dar paso a la lectura y meditación de las estaciones, puntualizó que el ejercicio de piedad del Vía Crucis, confluyen diversas expresiones de la espiritualidad cristiana, «la comprensión de la vida como camino o peregrinación; como paso, a través del misterio de la Cruz, del exilio terreno a la patria celeste o el deseo de conformarse con la Pasión de Cristo».

Como sucediera en el anterior Vía Crucis, en el que la Junta de Semana Santa de Salamanca conmemoraba su 75 aniversario, el Coro de la Vera Cruz interpetó algunos cantos tras la conclusión de alguna estación, entre ellos, ‘O bone Jesu’, ‘Iesu Rex Admirabilis’ o ‘Popule Meus’, entre otros.

Cada una de las quince estaciones fueron comentadas por diferentes representantes de las 17 cofradías penitenciales, junto a las meditaciones del obispo de la Diócesis salmantina.

Antes de concluir el acto, Carlos López realizó la bendición final y se entonó el canto de Salve Regina. En esta ocasión, tanto en el recorrido de la imagen por las calles del centro hasta la catedral Vieja como en el acto central del Vía Crucis no hubo mucha afluencia de público respecto a años anteriores. La Junta de Semana Santa acercó su Vía Crucis al centro el año pasado, a la iglesia de El Carmen, en la plaza de Los Bandos, pero en ediciones anteriores, de forma aleatoria se ha ido celebrando en diferentes barrios de la capital con la idea de acerca la Semana Santa a las zonas más periféricas.

 

Fotos

Vídeos