Jesús Despojado entra en la Plaza Mayor por primera vez en su historia

El paso contó con la figura de un centurión romano. /SERNA
El paso contó con la figura de un centurión romano. / SERNA

La procesión, sin embargo, no pasó por la calle Doctrinos por el tamaño de su paso. Además, incorporó un centurión romano al paso

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

Con solemnidad y devoción procesionó ayer por la tarde la Hermandad de Penitencia de Nuestro Padre Jesús Despojado de sus vestiduras y María Santísima de la Caridad y del Consuelo. Por primera vez en su historia, la Plaza Mayor fue testigo de la agonía de Jesús en los momentos previos a la crucifixión.

Sin embargo, el desfile procesional no pudo finalmente discurrir por la calle Doctrinos, tras las dificultades encontradas en las pruebas realizadas con anterioridad que aconsejaban no pasar por alli. Así, tras salir de la Plaza Mayor, se continúo por la plaza del Corrillo, las calles Meléndez y Compañía y la plaza de las Agustinas hasta concluir en la iglesia de la Purísima, lugar desde el que había partido unas horas antes la procesión. Una salida, en la que el alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, fue el encargado de dar la última llamada al paso de Mª Stma, de la Caridad y del Consuelo.

Numeroso público se congregó a las puertas de la iglesia para ver salir, entre aplausos y devoción, a unas imágenes de gran tamaño y a los más de 300 cofrades que las acompañaban. En esta ocasión, se incorporó al cortejo la reliquia del Santo Lignum Crucis, que fue la primera imagen en salir. Ésta se custodia en el convento de los Padres Mercedarios y fue portada por cuatro monaguillos de la hermandad en unas pequeñas andas. Además, estrenaron para esta ocasión un banderín de Nuestra Señora de la Merced, con motivo de la carta de hermandad con la Orden de la Merced, en el que se refleja una pintura de la Virgen, obra de Jesús López.

Otra de las novedades la figura de un soldado romano, incorporado al paso de Nuestro Padre Jesús Despojado de sus Vestiduras

El recorrido de la procesión también incluyó la entrada a la Catedral por la Puerta del Obispo y Estación de Penitencia ante el Santísimo Sacramento del Altar.