La amenaza de lluvia durante la madrugada impide salir en procesión al Yacente

Promesa del silencio ante la puerta de la Catedral./MANUEL LAYA
Promesa del silencio ante la puerta de la Catedral. / MANUEL LAYA

La Cofradía sí celebró la promesa del silencio a las puertas de la Catedral en presencia del obispo y del alcalde de la ciudad

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

Las malas previsiones meteorológicas (la Agencias Estatal de Meteorología daba un 100% de posibilidades de lluvia) impidieron que la Cofradía Penitencial del Cristo Yacente de la Misericordia y de la Agonía Redentora desfilase por las calles de la capital. Los espectadores y los cofrades tuvieron que conformarse con asistir a la promesa del silencio a las puertas de la Catedral y a contemplar las tallas en el interior de la seo. Los numerosos asistentes accedieron al templo tras la citada promesa.

El mal tiempo que ayer azotó la ciudad impidió que las dos procesiones del Miércoles Santo cumpliesen con sus recorridos. Las escenas, tanto en la Clerecía como en los alrededores de la Catedral, fueron muy similares, con cofrades lamentando lo que pudo haber sido y confiando en que la Pasión de 2020 sea más generosa con sus esfuerzos.