La Semana Santa de Palencia concluye con el encuentro de la Virgen María con su hijo

La Virgen del Rompimiento, después de retirar el velo y el manto negro./
La Virgen del Rompimiento, después de retirar el velo y el manto negro.

La última procesión la ha organizado la cofradía de la Santa Vera Cruz

FERNANDO CABALLERO

La Plaza Mayor ha acogido este domingo el último acto de la Semana Santa palentina: el encuentro de la Virgen María con su hijo resucitado, que ha tenido lugar en la procesión del Rompimiento del Velo.

Este desfile, que organiza la cofradía de la Santa Vera Cruz, consta de cuatro partes: dos procesiones paralelas, el acto central del descubrimiento del velo y la procesión conjunta.

Fotos

Desde la sede de la cofradía organizadora partió la imagen de la Virgen del Rompimiento arropada por los hermanos de la Vera Cruz. La talla ha sido portada en andas por mujeres con el rostro cubierto con el capillo negro.

La otra procesión la integraban el resto de las hermandades, que arropaban al Santísimo, que ha salido desde la iglesia de San Pablo.

Ya en la Plaza Mayor se escenifica el encuentro mediante el descubrimiento del velo negro de la Virgen -también de las hermanas de la penitencial organizadora- seguido de la Marcha Real a cargo de la agrupación musical de la Vera Cruz.

Tras este acto, que terminó con los aplausos de los cofrades y del público que ha madrugado para, arrancó la procesión completa, con la presencia de representantes de las cofradías Jesús de la Sentencia, Virgen de la Piedad, Jesús de Medinaceli, Cristo de la Misericordia, Jesús Crucificado, Santo Sepulcro, Jesús Nazareno, Sacramental de San Pablo y Santa Vera Cruz con el Santísimo.

Al término de la procesión, las cofradías han celebrado los actos litúrgicos correspondientes a este Domingo de Resurrección y posteriormente algunas entregaron a sus hermanos las colaciones, consistentes en un panecillo de anís y unas almendras garrapiñadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos