La Semana Santa de Medina estrenará un paso cedido por el escultor Ricardo Flecha

Ricardo Flecha trabaja en el paso. /
Ricardo Flecha trabaja en el paso.

El conjunto Cordero de la Redención procesionará el 25 de marzo a la una de la madrugada

PATRICIA GONZÁLEZMEDINA DEL CAMPO

Cuando las campanas de la torre de la iglesia de la Colegiata de Medina del Campo marquen la una de la madrugada del Sábado Santo, el centro histórico del municipio volverá a ver en procesión la talla de Cristo en su Mayor Desamparo (también conocida por los medinenses como Cristo en brazos de la muerte). A su lado, desfilará un nuevo paso que romperá con el discurso catedralicio de los ocho días de pasión al no ser de la época renacentista y no ajustarse a los cánones artísticos de la denominada imaginería de ámbito religioso. Una cruz desnuda de la que colgará un sudario basto «no tendrá puntilla ni nada; será austero» y a sus pies un cordero elaborado en poliéster para abaratar costes, según detalla el escultor zamorano Ricardo Flecha, su creador , serán los elementos más visibles a los ojos de los asistentes al desfile procesional de La liberación.

El nuevo paso empezó a tomar forma durante el pasado mes de noviembre, pero no será hasta dentro de varias semanas cuando Flecha finalice su proceso creativo en el que de manera alegórica representará a Cristo a través de un cordero.

«Cristo ha muerto y se encuentra en brazos de la muerte pero la presencia en la tierra se encuentra en estas cosas (haciendo referencia a la iconografía del paso nuevo)», explica el escultor, mientras coloca algunos de los elementos que irán representados en la nueva imagen cedida a la Cofradía de Cristo en su Mayor Desamparo, hermandad creada hace pocos años en la localidad, pero aprobada en 2015 por el Arzobispado de Valladolid.

Al igual que ocurriera con la talla de Cristo en su Mayor Desamparo, el nuevo paso no dejará indiferente a los medinenses y visitantes, porque «su estilo rompe con todo lo visto anteriormente; es un paso único en España y en el mundo, ya que no hay otro igual y creo que es precioso», asegura el tesorero de la hermandad, Fernando Pascual, quien junto a otro cofrade acudió la semana pasada al taller del escultor zamorano para tomar medidas del paso y encargar la andas de hierro forjado, puesto que será portado a hombros.

El nuevo conjunto escultórico saldrá de la Ermita del Amparo, acompañado por los miembros de la cofradía, que vestirán su tradicional hábito de fraile blanco. Desde este punto, el paso atravesará el arco del Palacio Testamentario y en el atrio de la Colegiata el coro gregoriano del templo de mayor impronta del municipio cantará al Cristo y al nuevo conjunto escultórico.

«No soy teólogo y no soy nadie para decir que voy hacer una catequesis (haciendo referencia al nuevo paso), pero quiero que sea una enseñanza, ya que las imágenes de Semana Santa no dejan de ser una catequesis en la calle», apostilla Flecha, quien para realizar este paso se ha documentado con sacerdotes y teólogos porque «no puedo hacer una cosa que sea una incongruencia», señala.

Gran relación

A pesar de que Flecha ofreció la idea a otras cofradías de Zamora, el paso no ha sido una realidad hasta que Medina del Campo «me quieren mucho y no puedo hablar nada negativo de Medina del Campo y todo lo que pueda hacer por la cofradía lo haré» acepto «de muy buen agrado» la incorporación de este conjunto escultórico.

Según explica el autor de la obra, la cofradía y la Junta de Semana Santa le solicitaron, cuando concretaron la elaboración del paso, «una cosa como las armas de Cristo, pero yo les dije que iba hacer un calvario y en este calvario se representa a Cristo como cordero».

Además del animal, que fue elaborado en poliéster basándose en un cordero real, que nació fuera de temporada, el paso cuenta con otros elementos como son un martillo, los clavos, una corona de espinas y las tenazas. Todos ellos situados de manera provisional a la izquierda del paso y patinados imitando al color del hierro. Además, cuenta con una calavera y con otros elementos alegóricos como son un sapo, que «representa los instintos más bajos que tienen los hombres», y una serpiente, que «creo que me dará tiempo a terminar y podrá incluirse, pero ya iré viendo sobre la marcha», comenta el autor. La cruz y un cáliz completan los elementos del conjunto.

Respecto a la interpretación de la obra, el artista concreta que «de la misma manera que de uno de los costados de la cruz brotó sangre, también lo hizo el agua y ese agua cae por un canal que es un río, que irá pintado en verde y azul y pondré flores y hierba, ya que significan la vida y el sacramento del bautismo que nos dejó Cristo».

Por lo que se refiere al lado más oscuro de la obra donde se encuentran los elementos de la Pasión el artista quiere representar de modo alegórico y simbólico los sacramentos de la penitencia, la comunión y el sacerdocio a través de la sangre del cordero. Flecha asegura que ha trabajado en la obra desde noviembre, cuando le dijeron que la idea iba hacia delante y su metodología ha consistido en un «diálogo con la obra, ya que no ha habido un proyecto».

El autor concreta que los teólogos a los que ha explicado la simbología del paso han dado su beneplácito «encantados» y destaca que «desde mi punto de vista hay que renovar la imaginería religiosa y hay que hacer cosas nuevas». «La enseñanza de la Iglesia ha evolucionado, ya que el Concilio Vaticano Segundo supuso una renovación, pero no en la imaginería y creo que es momento de abrir otros caminos porque no podemos seguir con las mismas ñoñerías de siempre», sostiene.

Por el momento, habrá que esperar a ver terminado este paso, que sin lugar a dudas no pasará desapercibido a los ojos de los asistentes a este desfile. El conjunto escultórico, denominado Cordero de la Redención, procesionará el 25 de marzo a la una de la madrugada junto a la escultura de Cristo en su Mayor Desamparo. «Espero que sea entendida y estoy muy orgulloso de que lo acepten, ya que estas innovaciones no son aceptadas por todas las cofradías, puesto que algunas son demasiado rígidas y un nuevo planteamiento como este paso supone un rechazo», explica. Con esta imagen, Flecha sumará cuatro obras procesionadas en el municipio. Además de una cruz y de Cristo en brazos de la muerte, este año se sumará Cristo Preso, una obra realizada en el año 1990.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos