Ochenta años acompañando al Cristo de los Ajusticiados en Ávila

El Santísimo Cristo de los Ajusticiados a su paso por la muralla de Ávila. /EFE
El Santísimo Cristo de los Ajusticiados a su paso por la muralla de Ávila. / EFE

El Patronato de la Santa Vera Cruz de Ávila celebra este aniversario, incorporando a este rezo de madrugada a varias de las asociaciones y movimientos eclesiales, que le han acompañado durante la Cuaresma

PAULA VELASCO

La imagen del Cristo de los Ajusticiados, que guarda la ermita del Humilladero, sede del Patronato de la Santa Vera Cruz, cumple ochenta años en su acompañamiento al Vía Crucis de Penitencia, que se celebra desde hace décadas en la capital abulense, en la madrugada del Jueves Santo al Viernes Santo.

Fue en el año 1935 cuando se comenzó a realizar este recorrido de Penitencia, que pasa por distintas zonas del casco antiguo de Ávila y de la ronda de la muralla, para acompañar a Cristo por las catorce cruces, que forman las catorce estaciones representativas del proceso de la Pasión.

El recorrido nocturno lo iniciaron los Jóvenes de Acción Católica junto a la sociedad abulense, y no fue hasta 1938 cuando el Patronato de la Santa Vera Cruz comenzó a encargarse de esta procesión, llevando en ella la talla del Cristo de los Ajusticiados, que cumple ocho décadas procesionando.

Este Vía Crucis de Penitencia, que se realiza de madrugada en Ávila, es uno de los actos más emblemáticos de la ciudad y que deja una de las estampas más espectaculares de la Semana Santa abulense, al verse acompañado por miles de ciudadanos en su camino a la Resurrección, en el tramo de final de la noche y albores del alba.

 

Reconocimiento por los 80 años

Este año, durante los viernes de Cuaresma, también han tenido lugar los Vía Crucis más recogidos, dentro de la ermita sede del Patronato de la Santa Vera Cruz, al que han acompañado once asociaciones y movimientos eclesiales con presencia en Ávila. «La colaboración de este año ha sido una experiencia preciosa», ha asegurado Jorge Martín, tesorero del Patronato, a El Norte de Castilla, y «por esta razón queremos hacerles partícipes a todos ellos del Vía Crucis» en la madrugada del Viernes Santo.

 De este modo, seis de esas entidades eclesiales escoltarán a la imagen del Señor; cada una, en uno de los seis tramos en los que se ha dividido este rezo nocturno este año, que se completa haciendo un recorrido por las catorce estaciones ubicadas en distintas partes de la ronda de la muralla abulense en un recorrido que se inicia desde la catedral de El Salvador a las 5.30 de la madrugada.

«Tres representantes, por cada asociación que podrá acompañarnos» acudirán para relevarse, «precediendo a la talla del Cristo de los Ajusticiados a una altura prudencial», e irán portando una cruz de madera, «sencilla», y dos hachas de vela alrededor.

Según ha explicado Martín, este detalle pretende asemejarse «a lo que realiza el Papa en el Coliseo de Roma en el Vía Crucis del Viernes Santo, solo que nosotros lo hacemos con estas asociaciones en agradecimiento por su colaboración» durante los viernes de Cuaresma.

De este modo, la talla de Cristo estará acompañada en todo el recorrido por el Patronato y por los siguientes movimientos o asociaciones:

<em>Manos unidas</em>: desde el tramo de salida, desde la catedral de El Salvador, hasta el arco de san Vicente.

<em>Movimiento Junior de Acción Católica</em>: desde el arco de san Vicente hasta la rotonda con el monumento erigido a los ciclistas, entre la avenida de Madrid y la Ronda Vieja.

<em>Medalla Milagrosa</em>: desde el monumento erigido a los ciclistas hasta el comienzo de la cuesta que accede al paseo del Rastro.

<em>Juventud Obrera Cristiana</em>: desde la cuesta del paseo del Rastro hasta el final de esta.

<em>Movimiento Familiar Cristiano</em>: desde la puerta del Rastro hasta la imagen de Santa Teresa, situada en la plaza del Mercado Grande.

<em>Las Cruzadas de Santa María</em>: desde la imagen de la Santa, hasta la catedral, donde finalizará el recorrido.

 

Fotos

Vídeos