Cómo zamparse 26 croquetas del tirón sin despeinarse

Participantes en el concurso de croquetas en el barrio de San Lorenzo. /
Participantes en el concurso de croquetas en el barrio de San Lorenzo.

Andrés Martín se alza con la 'croquechampinos' organizada por la peña Insaciables con motivo de su vigésimo aniversario

MARÍA MARTÍNEZSegovia

Para empezar, hay que tener estómago, buen saque y un sistema digestivo a prueba de bombas. Es el caso de Andrés Martín, de la peña El Dólar, ganador del concurso de comer croquetas organizado por la peña Insaciables del barrio de San Lorenzo de Segovia, en colaboración con el bar Casa Paco, con motivo de su vigésimo aniversario. «No comas como un cerdo, engulle como un pato», afirma Martín parafraseando a Homer Simpson.

La 'croquechampions' estaba programada para las dos de la tarde, pero el ambiente que había hizo que se retrasase un cuarto de hora. El concurso consitía en comer el mayor número posible de croquetas, la gran diva de los fritos nacionales.

Se realizaron tres rondas en las que el concursante seleccionado para representar a cada peña debía ser el primero en comer las diez croquetas del plato. Posteriormente, llegó la disputada final, en la que se pusieron dieciséis croquetas delante de cada finalista. Es decir, un total de veintiséis decidieron el ganador.

«La competición ha sido complicada. Ha habido una persona que se ha terminado las diez croquetas en minuto y medio», explicó uno de los concursantes, Alex Pérez, refiriéndose a otro competidor, Alberto Miguel. Este declaró con cariño que los amigos de su peña son «unos graciosos» y que le habían escogido porque es el que más come. Para él la prueba no revestía ninguna complejidad. «No he mirado, yo he empezado a comer y he visto que los otros no comían. Eso me ha hecho ir más despacio».

Una de las concursantes más jóvenes fue Ángela Fuentetaja, quien consiguió acabar con las diez primeras croquetas, pero no logró pasar a la siguiente ronda. «Una lástima, pero bueno, así no me da un cólico, que también está bien», bromeó la joven, quien añadió que de esta forma se ahorraba la comida popular de judiones que iba a tener lugar después en la Alamedilla Mariano Contreras.

De jamón y deliciosas

En lo que todos coincidían es en que en las croquetas de jamón estaban deliciosas. «Muy buenas, como siempre, no hay nada mejor, exclusivas», señaló Juan Manuel Prieto. Aunque disfrutó comiéndose siete, a él sí que le quedó espacio en el estómago para los judiones.«Sin ellos no hay fiestas. Todavía tengo hueco».

Pero, sin duda, el que mejor podía opinar de sabores y cantidades era el ganador, Andrés Martín, que logró introducir en su cuerpo la nada despreciable cifra de 26 croquetas en varias tandas que apenas sumaron cinco minutos. Al principio se asustó al ver a sus competidores, pero luego observó que se «achantaban» y apretó. Explicó que en cuanto se enteró del concurso organizado en el marco de las fiestas del barrio, «pensé tenía que apuntarme».

La competición fue ideada con motivo de las dos décadas de andadura de la peña Los insaciables. Fue fundada en el año 1999 por un grupo de amigos, que entonces tenían unos 14 años. Comenzaron sin local y ahora tienen una caseta y una plancha para hacer cenas con su «familia». Sergio Gutiérrez, uno de los responsables de la peña, señaló que la idea de la 'croquechampions' surgió tras haber visto iniciativas similares en bares de Madrid.