La Virgen de la Fuencisla desata pasiones

La Virgen de la Fuencisla, a su llegada a la plaza de Artillería./Antonio de Torre
La Virgen de la Fuencisla, a su llegada a la plaza de Artillería. / Antonio de Torre

La patrona de la ciudad llega a la Catedral acompañada de miles de devotos

QUIQUE YUSTESegovia

Segovia es una ciudad de costumbres en todos sus ámbitos. En deportes, los primeros días de junio están reservados a los intentos de la Segoviana de conseguir el ascenso a Segunda B, mientras que a mediados de agosto Pedro Delgado llena las carreteras de la provincia con su marcha cicloturista. En cultura, mayo vibra con Titirimundi, septiembre aprende con el Hay Festival y noviembre disfruta con el cine de Muces. Son solo algunos ejemplos de tradiciones, más o menos antiguas, que se celebran cada año en Segovia. Pero ninguna de ellas cuenta con la fidelidad de los segovianos como los actos del novenario de la Virgen de la Fuencisla en la Catedral de Segovia.

La patrona de la ciudad abandonó este jueves su residencia habitual, el templo de las Peñas Grajeras, con rumbo a la Catedral, donde permanecerá diez días antes de regresar el próximo domingo al santuario que lleva su nombre. Lo hizo acompañada por miles de devotos, curiosos y turistas, que arroparon a la Virgen durante las más de dos horas que tardó en subir desde San Marcos hasta la Plaza Mayor. Afortunadamente, el tiempo acompañó a la Virgen y a sus devotos en una jornada que a primera hora de la tarde amenazó con fuertes tormentas, pero que en la capital se saldó con una ligera tromba de agua de la que no quedaban restos a las seis de la tarde, hora a la que comenzó la eucaristía en el santuario de la Fuencisla.

Una vez concluyó la misa y la Cofradía de la Virgen de la Fuencisla realizó su ofrenda, la imagen fue colocada en la carroza en la que fue subida hasta los aposentos catedralicios. Lo hizo luciendo el denominado 'manto de la Cofradía' de color blanco con adornos en oro y una inscripción con la inicial de María en su parte central y que fue donado por los cofrades en 1960. La talla también lució durante su trayecto las coronas que la ciudad le regaló a su patrona con motivo del centenario de su coronación canónica, en 1916, y que llevará puestas durante todo el novenario en lugar de las que luce durante el resto del año, de 1613, obsequio de los segovianos por su colocación en el santuario.

En torno a las ocho de la tarde, las dulzainas y los tamboriles anunciaron la llegada de la Virgen por el paseo de Santo Domingo a la plaza de Artillería, donde cientos de personas esperaban la llegada de la patrona. Allí también aguardaban las cofradías de los distintos barrios de la ciudad con sus respectivos estandartes, atrayendo la mirada de turistas sorprendidos por el evento y que no dejaron pasar la oportunidad de fotografiar a la Virgen de la Fuencisla con el Acueducto de fondo. Con la patrona bajo los arcos del monumento romano, cadetes de la Academia de Artillería tomaron la delantera de la comitiva por la Calle Real, mientras se sucedía algún que otro tímido cántico de 'Viva la Virgen de la Fuencisla', que ganaron en intensidad cuando la carroza reemprendió su marcha.

La subida a la Plaza Mayor se realizó por tercer año consecutivo por la Calle Real, que en esta ocasión no presentó balcones engalanados como sí ocurrió en años pasados y como probablemente suceda el próximo domingo en su bajada desde la Catedral al Santuario de la Fuencisla. Mientras la Virgen subía por las calles Cervantes y Juan Bravo, cientos de personas esperaban tanto en el interior de la Catedral como en la Plaza Mayor, lugar que una vez más concentró al mayor número de devotos. Allí llegó la patrona cuando el reloj del Ayuntamiento marcaba las ocho y media de la tarde y ante los aplausos de los fieles congregados para ver su paso.

Junto al Ayuntamiento esperaban la llegada de la Virgen autoridades religiosas, con el obispo César Franco a la cabeza; y civiles, con la presencia de la alcaldesa, Clara Luquero, de la subdelegada del Gobierno, Lirio Martín, o de concejales, procuradores y diputados de distintas formaciones políticas. Tras tocar el himno nacional e incensar a la Virgen, el grupo de danzas La Esteva ofreció una tradicional jota a la patrona. Acto seguido, la talla reemprendió su marcha hasta la Catedral seguida de las autoridades. Una vez dentro del templo, donde cientos de personas esperaban su llegada, los bomberos procedieron a colocar la imagen en su trono del altar mayor ante el caluroso aplauso de los devotos y el canto del 'Himno de la Virgen de la Fuencisla'.

Hoy tendrá lugar la primera novena en la Catedral, tras la cual habrá una eucaristía presidida por el obispo César Franco. Será la primera de las que se sucederán hasta que el próximo domingo 30 de septiembre la Virgen de la Fuencisla vuelva a su santuario.

 

Fotos

Vídeos