Una grúa de 20 metros baja con éxito la imagen de la Virgen del Acueducto tras cinco siglos a la intemperie

La imagen, en el interior del embajaje, a pocos metros del pavimento. / Antonio de Torre

La imagen original, que será restaurada, será sustituida por una réplica en la hornacina del monumento

El Norte
EL NORTESegovia

Los trabajos de desmontaje de la imagen de la Virgen del Acueducto que corona el monumento bimilenario desde hace cinco siglos han terminado esta mañana, en una operación que culminará con la restauración de la talla y la colocación de una réplica en la hornacina que ocupaba la imagen original. La operación, compleja y delicada, ha exigido, además de la colocación de un andamio, la construcción de un plano de trabajo a la altura de los pies de la imagen para poderla mover hacia delante y sacarla de la hornacina. La imagen, de piedra caliza y expuesta a la intemperie, pesa 1.000 kg, tiene una altura 1,60 metros y estaba situada a 20 metros de altura. La operación llevada a cabo por el Ayuntamiento de Segovia para la restauración de la Virgen del Acueducto, con el fin de garantizar su adecuada conservación presente y futura, comenzó hace nueve días.

El estado de conservación de la escultura de 1520, de piedra caliza, y que ha estado sometida a la intemperie casi 500 años, aconseja realizar la restauración en un taller y no 'in situ'. La posición de la escultura en la hornacina lo hace inaccesible en su totalidad.

La restauración en taller implicaba que había que bajar la imagen de su posición actual, a más de 20 metros sobre el suelo. Ello ha dificultado enormemente la operación y obligado a 'construir' un plano de trabajo a la altura de los pies de la imagen. Su colocación solo era posible con un andamiaje aparatoso que ha abrazado completamente el pilar central del Acueducto por la necesidad de arriostramiento, ya que no se puede realizar anclaje alguno al monumento. El andamio ha tenido que sostener en un determinado momento todo el peso de la escultura.

La escultura se encuentra incluida en una hornacina, lo que impedía su extracción hacia arriba, debiéndose sacar hacia adelante. El plano de trabajo ha permitido esta operación de mover la virgen hacia adelante y su apoyo sobre el andamiaje para la operación de descenso. Pero, primero de todo, ha habido que extraer la imagen de su posición, ya que estaba anclada al nicho y asentada sobre una cama de mortero de cal y cascajo para su correcta colocación en su momento. Su liberación ha implicado la retirada de ese mortero de cal y el cascajo de acompañamiento.

Más información

Una vez liberada la imagen, y para su extracción, esta mañana se ha incorporado una grúa a la parte más alta del andamio, a través de pórticos en su remate superior. En estos pórticos, que se han colocado paralelos al Acueducto, se ha sujetado una viga y un polipasto que ha permitido suspender la imagen y su desplazamiento horizontal sobre el plano de trabajo. Todos los anclajes y abrazaderas a la imagen se han realizado con materiales de amortiguamiento para que la escultura no sufriera por rozamiento o por cualquier otra tensión. Sobre este plano de trabajo seha embalado la imagen para trasladarla en las mejores condiciones y descenderla con una grúa exterior de brazo mayor.

Toda la operación se ha llevado a cabo por un restaurador especialista y con la supervisión de los Servicios Técnicos Municipales y del Servicio Territorial de Cultura de la Junta de Castilla y León. Los trabajos se acometen desde una visión multidisciplinar.

Los siguientes pasos son el traslado al taller de la imagen original para su consolidación, restauración y conservación en el museo; y la realización de la reproducción que se colocará en lo alto del Acueducto.