La villa medieval de Pedraza resplandece bajo la luz de 27.500 velas

Un niño con una vela en una calle de Pedraza. /Diego de Miguel-Ical
Un niño con una vela en una calle de Pedraza. / Diego de Miguel-Ical

Más de 8.000, entre vecinos y visitantes, disfrutaron de una jornada de luz y sonido

El Norte
EL NORTESegovia

Un tono anaranjado tiñe la villa medieval de Pedraza, engalanada con 27.500 velas blancas para dar la bienvenida al primero de los Conciertos de las Velas, protagonizado por la Orquesta de Cámara de Salzburgo. Calles, plazas, fuentes y patios particulares de este conjunto histórico sostienen los cirios que tanto los vecinos como la organización han colocado cuidadosamente creando todo tipo de dibujos y figuras.

La explanada del castillo, del siglo XIII, actual museo del pintor Ignacio Zuloaga y lugar en el que se celebra el concierto, alberga uno de los mosaicos más espectaculares, según explica el presidente de la Fundación Villa de Pedraza, Javier Acevo. Se trata de una representación de los puntos más emblemáticos del municipio como su única puerta de entrada, la plaza porticada de estilo castellano, la muralla o el caserío, informa Efe.

Pasadas las cinco de la tarde comenzaron a llegar los primeros visitantes de esta decimoséptima edición, que por segundo año consecutivo cuenta con un aforo limitado de 5.000 personas en la villa. Además, pueden entrar los asistentes al concierto, más de 2.200 personas, los vecinos y quienes tengan reserva en bares y restaurantes, un total de 8.500 entre vecinos y visitantes que disfrutaron a lo largo de la noche de un espectáculo de luz y sonido que, según Acevo, supone «una delicia para los sentidos». Este control en los accesos garantiza la seguridad de los visitantes, ya que evita las aglomeraciones que se producían hasta el año pasado, con más de 21.000 personas en el interior del recinto amurallado.

El romántico ambiente que generaron las miles de velas era idóneo para mezclase con los acordes de la Orquesta de Cámara de Salzburgo, que interpretó piezas de Johann Sebastian Bach, Tomaso Antonio Vitali, Mozart, Vivaldi y Pablo Sarasate. Tampoco faltó la actuación en solitario de la destacada violinista italiana Anna Tifu, con un violín Carlos Bergonzi Cremona de 1739 y un Giambattista Guadagini de 1783, piezas de precio inalcanzable que son cedidas a los mejores violinistas del mundo.

Por Pedraza han pasado agrupaciones musicales de la talla de las filarmónicas de Roma, Berlín o Viena, así como la Chambre de Londres. Sin embargo, la de Salzburgo es la primera vez que ofrece un concierto en el municipio, una muestra más, según Acevo, del gran prestigio que tiene este encuentro musical al aire libre destinado a todo tipo de públicos «y no solo a los melómanos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos