Las 134 víctimas de violencia de género que hay en Segovia tendrán ayuda psicológica urgente

La subdelegada del Gobierno y el delegado de la Junta, ayer con los mandos de la Policía Nacional y de la Guardia Civil. /Antonio de Torre
La subdelegada del Gobierno y el delegado de la Junta, ayer con los mandos de la Policía Nacional y de la Guardia Civil. / Antonio de Torre

La Policía Nacional y la Guardia Civil ofrecerán un psicólogo a las denunciantes en cuanto acudan a la Comisaría o a un cuartel

MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

El protocolo de actuación para atender a las mujeres víctimas de violencia de género o a los menores incluye desde ahora el ofrecimiento de la ayuda inmediata de un psicólogo en cuanto acudan a la Comisaría de Policía Nacional o a un cuartel de la Guardia Civil. El servicio ya se venía prestando, pero este protocolo, 2/2018, cuenta desde ahora con la participación de la Delegación del Gobierno en Castilla y León y, por tanto, de la Subdelegación del Gobierno para prestar esa ayuda urgente a las mujeres, y la potencialidad es muy grande porque, de los 134 expedientes abiertos en la provincia por violencia machista el año pasado y de las 217 llamadas al 016, solo en cuatro casos solicitaron ayuda psicológica. Ahora, con la activación de este servicio de forma inmediata, la ayuda psicológica llegaría a las víctimas en cuanto lleguen a dependencias policiales.

El delegado de la Junta de Castilla y León, Javier López-Escobar, y la subdelegada del Gobierno, Lirio Martín, presentaron ayer este servicio, que ya estaba a disposición de las víctimas de violencia de género pero que ahora será «urgente y a demanda». El procedimiento para la prestación de ayuda psicológica corresponde al convenio suscrito por la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta, el Colegio Oficial de Psicólogos y ahora la Delegación del Gobierno para que la Policía y la Guardia Civil ofrezcan este servicio urgente.

Porque los datos son preocupantes, también en Segovia. El número de denuncias registrado en la provincia desde enero a finales de septiembre de 2018, que es el último dato disponible, indicó Martín, es de 264, tres más que en el mismo periodo del año anterior. Al comenzar octubre eran 118 las mujeres con protección policial, trece menos, y las órdenes de protección fueron 45, mientras que 12 víctimas contaban con dispositivos electrónicos y 38 con el servicio de Atención y Protección (Atenpro); también a finales del tercer trimestre, el número de llamadas al teléfono 016 fue de 217.

López-Escobar comentó al respecto que «sigue habiendo una barrera entre los medios que se ponen a disposición de las mujeres y lo que ellas conocen, y esa barrera hay que romperla», de ahí que las medidas contempladas en el Plan Violencia Cero, que son muy amplias, no sean suficientes «si las mujeres no conocen que van a encontrar protección y ayuda». Porque lo que se establece ahora es un sistema de información compartida que permite conocer las circunstancias de cada denunciante, «para proporcionarle una salida, una protección y que se sienta segura». Y por eso las administraciones cooperan y comparten la información necesaria, con el fin de proteger y ayudar a las víctimas.

Los datos de la Gerencia de Servicios Sociales también indican que de todos los casos que pasaron por los juzgados el año pasado, 83 en Castilla y León y tres en Segovia, ninguna víctima de la provincia acudió al servicio de ayuda psicológica; sí lo hicieron cuatro mujeres en el medio rural, que acudieron a cuarteles de la Guardia Civil en 2017. «Son pocas mujeres porque nos consta que en Segovia hay 134 expedientes abiertos por violencia de género», destacó el delegado.

Fondos para los municipios

La subdelegada, Lirio Martín, remarcó que esta violencia «tiene su origen en la desigualdad presente en la sociedad», que lacra a las mujeres y «de naturaleza estructural que menoscaba los derechos humanos y las libertades fundamentales de las mujeres». Y el objetivo es erradicar esta lacra social, pero mientras se logra es necesario prestar toda la ayuda a las víctimas.

Este protocolo es una parte de esa atención integral a las víctimas de violencia machista. Otra la constituye la ayuda económica directa a los ayuntamientos para la activación del Pacto de Estado, que en la distribución de fondos destina 175.000 euros para los municipios de la provincia de Segovia, subrayó Martín.