Los vecinos de Garcillán exigen la construcción de rotondas en la CL-605 tras los últimos accidentes

Accidente ocurrido la semana pasada en el cruce de la CL-605 situado a la entrada de Garcillán./El Norte
Accidente ocurrido la semana pasada en el cruce de la CL-605 situado a la entrada de Garcillán. / El Norte

La alcaldesa, Ascensión Arribas, espera mantener una reunión con el delegado territorial para buscar soluciones a un cruce conflictivo

QUIQUE YUSTESegovia

Los vecinos de Garcillán han pasado a la acción tras el último accidente registrado en el cruce de la CL-605 situado a la entrada de la localidad, que se saldó la semana pasada con dos vecinas del municipio heridas. El punto en el que tuvo lugar el accidente es conflictivo desde hace varios años y en el han sido frecuentes las colisiones de turismos. Algunos sin consecuencias y con pequeños daños materiales y otros másgraves, con heridos graves e incluso fallecidos. Por ello, los vecinos de Garcillán han comenzado una recogida de firmas a través de la plataforma change.org –llevan más de 200– con la que piden la construcción de una o dos rotondas en el paso de la CL-605 por el término municipal de la localidad con las que consideran se minimizarían los riesgos que existen en la actualidad.

Desde 2009, para acceder a Garcillán desde la CL-605 es necesario circular por un ramal, de unos 200 metros de largo y separado de la calzada por un murete, que cuenta con tres salidas (dos mediante un stop y una con un ceda el paso): la primera a la carretera de Abades (SG-313), la segunda que da acceso al pueblo a través de la gasolinera y la tercera y última que permite la incorporación a la CL-605. La organización del tráfico mediante esta fórmula ya levantó hace diez años las dudas de los vecinos, que hasta 2009 utilizaban dos raquetas independientes entre sí.

Durante este tiempo los accidentes han sido frecuentes, por lo que el Ayuntamiento de Garcillán ha insistido en la necesidad de buscar alternativas que ofrezcan una mayor seguridad a los conductores. La respuesta de la Junta de Castilla y León, administración competente de la carretera, ha sido hasta el momento reacia a posibles modificaciones del trazado, según explica Ascensión Arribas, alcaldesa de Garcillán. Sin embargo, tras la recogida de firmas de los vecinos, se ha concretado una reunión para las próximas semanas entre ambas administraciones en la que se plantearán posibles soluciones.

Alternativas

Ascensión Arribas espera acudir a la reunión con el delegado territorial de la Junta, Javier López Escobar, con un informe, solicitado a la Subdelegación del Gobierno, en el que se recojan todos los accidentes de los que hay constancia en el cruce durante los últimos años. Se pretende así hacer ver a la administración regional la necesidad de buscar alternativas, aunque la propia alcaldesa de Garcillán no se decanta por una en particular. «Un paso elevado sería lo más seguro», apunta Arribas, consciente de que se trata de una intervención improbable por su coste económico. Apunta a las rotondas como una posible alternativa, sin precisar si harían falta una o dos. «Eso que lo decidan los técnicos», afirma la alcaldesa, que subraya que se debe seguir manteniendo el acceso al pueblo por la entrada de la gasolinera.

Otra opción que se han barajado durante los últimos años es la colocación en esta parte de la carretera de unos semáforos que regulen el paso del tráfico, pero finalmente se ha desechado al considerar que no garantizaría la seguridad. El Ayuntamiento de Garcillán, consciente de que el principal problema en ese punto es el exceso de velocidad con el que circulan los vehículos, intentó sin suerte que se colocarán bandas reductoras de velocidad, medida que también consideran necesaria en el paso de la SG-313 por Garcillán, carretera en la que se han producido atropellos durante los últimos años.

Por último, en la reunión con el delegado territorial de la Junta se pretende informar de los riesgos que supone el cruce de la CL-605 con la SG-V-3311, en el que también son relativamente frecuentes las colisiones de vehículos al tratarse de un cruce situado a escasos metros de una cafetería a la que se accede por dicho punto.