Los vecinos de Balisa dejan de consumir agua del grifo porque dudan de que sea potable

Una de las protestas realizadas por los vecinos en Santa María de Nieva este verano. /El Norte
Una de las protestas realizadas por los vecinos en Santa María de Nieva este verano. / El Norte

El alcalde de Santa María de Nieva, Jaime Pérez, asegura que la población tiene información puntual de la situación del abastecimiento

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

Dos bandos del alcalde consecutivos han desconcertado a los vecinos de Balisa, el pequeño pueblo que pertenece al municipio de Santa María la real de Nieva. Comenta José María Cubo, portavoz de la plataforma vecinal creada para reclamar una solución definitiva al «problema de abastecimiento que padecemos desde hace 18 años», que los habitantes de Balisa han dejado de beber agua del grifo. En el bando del día 10, el alcalde, Jaime Pérez, comunicaba a la población que «el agua de la red de abastecimiento es no apta para consumo hasta nuevo aviso»; en el del día siguiente, Pérez informaba que el agua era apta «por haberse normalizado los consumos».

El problema del miércoles fue que se había detectado «un exceso de consumo» por una avería que obligó a «puentear temporalmente el sistema de filtración», es decir, a llevar el agua directamente al depósito, sin pasar por el filtro de ósmosis inversa que elimina los nitratos, aclaró el alcalde. En el bando el alcalde indicaba que se realizaría «el reparto de agua embotellada como en anteriores ocasiones», pero el bando del jueves descartó esta opción al ser declarada apta el agua de nuevo.

Pérez asegura que «ahora mismo en Balisa se cumple toda la legislación sobre agua de consumo, y no lo dice el alcalde, lo dice sanidad», y explica que la analítica realizada ha dado valores de «menos de 50 miligramos de nitratos por litro», por debajo del límite, aparte de que los vecinos «tienen toda la información sobre el estado del abastecimiento, con los bandos y los boletines de los análisis que hacemos cada mes o si hace falta», añade.

Ante la demanda de la plataforma para que se lleve a cabo una «solución definitiva» para el abastecimiento de la población, que ha llegado al pleno de la Diputación Provincial (también la de los del núcleo de Ochando) amparada por el grupo de diputados socialistas, Pérez insiste en que «la solución definitiva es el sistema de filtrado por ósmosis inversa que abastece a todo el pueblo», aunque precisa que «lo que ocurre es que los vecinos no se creen que el filtro funciona y por eso se quejan».

Análisis particulares

La realidad es que los vecinos de Balisa han dejado de beber agua del grifo. Dice José María Cubo que el sistema de filtrado por ósmosis «se ha quedado pequeño», añade que la solución de tomar agua de la fuente instalada junto al depósito de la plaza Mayor «no es posible, no se puede beber porque no está autorizada por Sanidad» (como reconoce el alcalde), y explica que hace quince días recogieron cinco muestras en dos domicilios del pueblo para que las analizaran en un laboratorio certificado de Madrid: «El resultado no ofrece dudas, en una de las casas la concentración de nitratos era de 56 miligramos, y en otro de 57; el agua no se puede beber», asevera Cubo.

Comenta que no van a cejar en el empeño de que se les dé la solución definitiva que piden desde hace 18 años, con la idea de manifestarse ante la Delegación de la Junta y de la Diputación. Mientras, indica el portavoz de la plataforma, «esperamos que no faciliten los análisis del agua de los últimos doce meses que pedimos el 20 de julio porque en la web del Ayuntamiento solo está el último».

Y apostilla: «No nos creemos que el agua de la red de abastecimiento haya sido potable durante los últimos meses», como recogió el alcalde en un bando el 21 de agosto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos