J. J. Vaquero: «Lo de cortar el cochinillo con un plato es algo que hace gracia en todo el mundo»

El humorista Juan José Vaquero. /Kike Gómez
El humorista Juan José Vaquero. / Kike Gómez

El cómico vallisoletano actuará el 28 de septiembre en el teatro Canónigos del Real Sitio, junto a Nacho García, con el espectáculo 'Monólogos y locuras'

QUIQUE YUSTESegovia

José Juan Vaquero es un de los cómicos más prestigiosos del país. Sus monólogos en YouTube tienen millones de reproducciones y sus apariciones en programas de televisión, como El Hormiguero, o de radio, como Hoy por Hoy o Yu No te pierdas nada, son siempre bien acogidas por el público. Con su espectáculo 'Monólogos y locuras', junto a Nacho García, llegará al teatro Canónigos del Real Sitio de San Ildefonso el próximo 28 de septiembre, después de que la venta de entradas para el día 15 (fecha inicial prevista), no fuera bien debido a su coincidencia con el primer partido de España en el Mundial de fútbol.

–Actúa el 28 de junio en el Real Sitio con 'Monólogos y locuras', ¿en qué consiste el espectáculo?

–Una mitad son monólogos de Nacho García y míos. La otra mitad estamos juntos en el escenario haciendo improvisaciones y locuras, porque salir ahí casi sin tener nada preparado es un poco locura. Es bastante sincero el título del espectáculo.

–Empezaron los dos al mismo tiempo en la comedia…

–Comenzamos los dos en un concurso hace trece años en Valladolid. Yo era camarero y Nacho estudiaba Informática. Yo le saco diez años aunque él está muy castigado. Imagina trece años viajando en el coche, por ejemplo, tras hacer un bolo en Almería donde no se había reído nadie. Llega un momento en el que yo miro a Nacho en el escenario y sé por donde va a tirar. Con otro compañero le tendría que llamar para ver de que hablamos en Segovia, pero yo ya sé de qué querrá hablar porque la química es total.

–Además de 'Monólogos y locuras', también sigue en Los 40, en la Ser y en El Hormiguero, tiene un espectáculo con Raúl Cimas y Dani Mateo… ¿A qué se debe tanto trabajo?

–Está muy mal pagado (risas). En El Hormiguero ahora salgo una vez al mes. Este espectáculo lo hacemos para mantener el contacto. Ahora estoy a tope con el espectáculo con Cimas y Mateo ('Nunca os olvidaremos'), que es con el que estamos girando ahora.

–Hace televisión, radio, teatro… ¿Qué le gusta más?

–La radio. Yo no soy un tío fisicamente agradable de ver pero las chorradas que escribo a la gente más o menos le hacen gracia. En la radio me siento muy cómodo sabiendo que están escuchando lo que digo pero sin la necesidad de ver al jabalí que lo cuenta.

–¿De dónde saca contenido para tanto espectáculo?, ¿cómo es ese proceso de creación?

–Son dos cosas. Echarle muchas horas y la vida, que me ayuda bastante. Hemos tenido una semana en la que se ha ido Zidane del Madrid, hemos cambiado de presidente del Gobierno… Es algo frenético.

–Uno de los mayores temores del humorista es el del chiste sin risa ¿le ha pasado muchas veces? ¿cómo reacciona?

–Me pasa siempre que actúo, pero eso no es un gran problema. Lo que sí es un problema y me ha pasado es la actuación entera sin risas. Es bastante más duro. En esa situación el que está encima del escenario está buscando siempre soluciones. Si hay compañeros, amigos o mi mujer que lo están viendo, sufren mucho más, porque es un mal rato.

–Los segovianos tenemos fama de secos… ¿le preocupa?

–No mucho, porque ya he estado y me ha ido bien. Además, soy de Valladolid y ahí ahí andamos (risas).

–Suele hacer bromas sobre Valladolid, España… ¿Qué es lo más gracioso de Segovia para usted?

–Cortar el cochinillo con un plato… eso es mítico. No solo hace gracia en Segovia, es conocido mundialmente. El otro día en Yu dije que había tres tipos de bebés: el cacahuete, que es que nace adobao; el kiwi, que es el que nace con mucho pelo; y el Cándido. En ese momento Dani Mateo me pilló el chiste y dijo: «Ese es el que está tan gordo que se le puede cortar con un plato».

–En los últimos meses ha publicado varios tuits sobre Cataluña o los limites del humor que han tenido repercusión. ¿Qué le parece el cambio de gobierno? Espera cambios en cultura, libertad de expresión…

–Cuando hicieron la moción de censura, yo pensaba que lo mejor era volver a votar, pero después del nombramiento de los ministros y de lo del 'Aquarius' he cambiado de opinión. Aunque lo primero que pienso es que el ministro de Cultura y Deporte tendrían que ser dos personas distintas. Sobre la libertad de expresión, creo que con el nuevo Gobierno va a ser mayor. Pero cuidado, a nivel legal. Luego pones un tuit y te van crujir igual.

–En las últimas semanas ha surgido una polémica con su compañero Antonio Castelo, acusado de acoso sexual a mujeres, alguna menor de edad. ¿Qué opina?

–Opino que 400 denuncias en Twitter y ninguna en la Comisaría. Tenemos que medir un poco el tema de las redes sociales. Si algo pasa y es trascendente, como las cosas de las que acusaban a Antonio, hay que ir a denunciar a las comisarías y los juzgados.

 

Fotos

Vídeos