Una vaca mata a un ganadero octogenario de Lastras del Pozo y hiere a su hijo

Entrada al municipio segoviano de Lastras del Pozo, donde han tenido lugar los hechos. /El Norte
Entrada al municipio segoviano de Lastras del Pozo, donde han tenido lugar los hechos. / El Norte

La Guardia Civil ha acudido este jueves a tomar declaración sobre los hechos, que tuvieron lugar el pasado domingo

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

«Ha sido muy mala suerte, una desgracia». Así define el alcalde de Lastras del Pozo, Mariano Moreno, lo acontecido la tarde-noche del pasado domingo. Un hombre de 86 años sufrió «varias cornadas» mortales por parte de una vaca de su cabaña cuando se acercó a la finca para ver cómo estaban las reses, situada a unos dos kilómetros del municipio. Iba acompañado de un hermano suyo, también mayor.

Uno de los hijos del fallecido, al ver que su padre no había regresado, se trasladó a los terrenos familiares para ver si seguía allí. El vástago se encontró con al hombre tendido en el suelo. Al parecer, creyó que le había dado un mareo, cuenta el regidor de Lastras del Pozo. Se acercó para asistirle pero la vaca «también le dio una paliza». «Le lanzó dos o tres veces para arriba, pero logró agarrarse a los cuernos del animal y le soltó», aunque le dejó heridas graves.

A pesar de las cornadas y lesiones, el hijo recogió a su padre, le metió en el coche y condujo cerca de media hora hasta el Hospital General de la capital segoviana. Nada se pudo hacer por la vida de su padre como consecuencias de las graves cornadas que le asestó la res. Por su parte, el hijo ha estado ingresado hasta el jueves en el complejo asistencial, donde pasó las primeras horas en la UVI y en el que se le ha atendido de las graves heridas sufridas. Solo salió el lunes para asistir al funeral por su padre, precisa el responsable municipal.

A punto de parir

El alcalde explica que «no se supone nada hasta la madrugada del domingo al lunes». Moreno recibió una llamada telefónica en la que le comentaban que «algo había sucedido con los vecinos», sin saber a ciencia cierta si había habido víctimas. A las ocho de la mañana del lunes, el alcalde confirmó la fatal noticia. El octogenario había fallecido y su hijo estaba ingresado y herido. «Pero aún pudo ser peor porque se podía haber llevado por delante a los tres», añade el regidor en alusión al hermano de la víctima mortal y tío del lesionado, que también presenció los hechos.

La principal hipótesis que se baraja es que la vaca estaba a punto de parir.«Hay algunas que son muy peligrosas» en esas situaciones de estrés, apostilla el regidor. La res embistió en reiteradas ocasiones al ganadero octogenario. «Ha sido un golpetazo para el pueblo», que este lunes se despidió de su vecino.