Tributo a la memoria fotográfica

Una de las fotografías históricas expuestas. /El Norte
Una de las fotografías históricas expuestas. / El Norte

El Archivo Histórico Provincial acoge la exposición 'Sueños de plata', con fotos antiguas de toda Castilla y León

El Norte
EL NORTESegovia

La Consejería de Cultura y Turismo ha organizado, dentro de su programa fotográfico Alacarta, la exposición 'Sueños de Plata', que entre hoy y el 30 de agosto podrá visitarse en el Archivo Histórico Provincial de Segovia. Producida íntegramente por el Museo Etnográfico de Castilla y León, las fotografías que en ella se exponen hacen un recorrido por la geografía de la comunidad, mostrando imágenes singulares, anecdóticas e históricas, desde una perspectiva social y antropológica.

La fotografía tiene la cualidad de mostrar imágenes e intenciones en un mismo formato, proponiendo diversos contenidos que van desde el paisaje global a la particularidad del retrato. 'Sueños de Plata' recorre nuestra historia apelando a distintas temáticas a través de diferentes series fotográficas. Las escenas más comunes son las protagonistas en esta exposición, convirtiéndose en portadoras de historia e historias que, de otra forma, hubieran quedado guardadas en un cajón, baúl o incluso una caja de zapatos en un armario o desván. Historias que solo aquellos que las han vivido pueden contar, pero que a través de las imágenes los visitantes podrán recrear en su imaginación.

Los materiales se ordenan en cuatro bloques que corresponden a los epígrafes: 'El tiempo en imágenes', 'Medida del tiempo'; 'Ritos: repetir para no morir'; y 'El ciclo vital'. Con esta colección se pretende repasar temáticas muy variopintas ajustadas al ciclo vital y los ritos de paso, como bautizos, comuniones, fiestas de quintos, bodas y entierros, o bien escenas de labranza y pastoreo -los trabajos y los días-, así como interiores domésticos, fiestas patronales, romerías, lances taurinos, imágenes de seminaristas y clérigos, indianos, militares y fuerzas del orden, obras públicas, mercados, hospitales e inclusas, cantinas, comercios, cafés, medios de transporte, deportes, y un largo etcétera.

Mediante la fotografía se puede documentar la indumentaria (del arcón de la abuela al prêt-a-porter), el impacto que supuso la llegada del tren y el automóvil, la progresión de las élites en las orlas universitarias y otros más modestos en la milicia, imágenes de escuelas y seminarios de antaño, pinceladas de religiosidad popular y múltiples muescas propinadas por la emigración. Una historia que nos ha precedido y que aún estamos a tiempo de sensibilizar y concienciar para rescatar valiosos y desconocidos depósitos en peligro de desaparición para no perderla.