Trece segovianos en el Campeonato de España de Puzles

Julia Cid, Concha Sánchez, Gonzalo López, Elena López e Irene Caballero posan con varios puzles de 500 piezas. /Antonio Tanarro
Julia Cid, Concha Sánchez, Gonzalo López, Elena López e Irene Caballero posan con varios puzles de 500 piezas. / Antonio Tanarro

ENRIQUE YUSTESegovia

La paciencia es un factor que suele ser determinante a la hora de realizar puzles, sobre todo los de grandes dimensiones. Sin embargo, en el campeonato de España que se celebra hoy en Madrid, con la participación de trece segovianos, la rapidez y la agilidad resultan mucho más decisivas. Ya sea en los campeonatos individuales o por parejas, de categorías inferiores o absoluta, el objetivo de los más de 1.000 participantes llegados al campeonato desde toda España es acabar los rompecabezas propuestos en el menor tiempo posible.

El formato del torneo es simple. El primero que logre completar con éxito el rompecabezas gana. En el caso de la categoría absoluta será de 500 piezas, y suele llevar, como mínimo, 30 minutos. En las categorías inferiores, el tamaño de los puzles varía en función de la edad entre las 100 y las 300 piezas, pero en todos los casos los participantes se enfrentan a la misma imagen.

Segovia contará con trece representantes de la provincia aunque los objetivos son diferentes. Los hay como Gonzalo López Santos, que junto a su pareja ya ha conseguido el subcampeonato de España en dos ocasiones y aspira a mejorar sus resultados. «El objetivo es estar en la pelea», declara. Por su parte, Concha Sánchez y Julia Cid, madre e hija, respectivamente, acuden a la cita con la intención de completar el rompecabezas en las dos horas de tiempo que otorga la organización. No obstante, tanto si el objetivo es ambicioso como si es más modesto, hay una meta común: «Siempre vamos con la intención de pasarlo bien, conocer gente y, si podemos, rebajar nuestras marcas», declara Irene Caballero, de 19 años.

A la gran mayoría de los aficionados a los puzles el interés les viene desde pequeños. «A mi me animó mi padre», explica Elena López, quien dedica aproximadamente una hora al día a los rompecabezas. Su progenitor, Gonzalo, recuerda como hace nueve años, buscando información en Internet para comprar nuevos puzles, se encontró con un foro en el que entabló relación con aficionados de toda España, hasta el punto de acudir a concentraciones como la que tuvo lugar en Navarra y en la que se realizó un rompecabezas de 42.000 piezas. En su casa, donde rara es la ocasión en la que la mesa del comedor no está llena de piezas, figura un puzle de 24.000. «Con los más grandes podemos estar hasta seis meses», reconoce Gonzalo, que lleva contabilizados más de 220 puzles, lo que supone unas 660.000 piezas.

Además de compartir su afición por los puzles desde una edad temprana, también coinciden a la hora de señalar los aspectos clave para realizarlos. «Yo lo primero que hago es separar las piezas por colores», afirma Julia Cid. «La clave está en la separación de fichas, ya sea por colores o por los bordes», añade Irene. Concha comparte la afirmación, sobre todo en el caso de aquellos que dan sus primeros pasos en este mundo.

Los cinco también se muestran de acuerdo en su tipo de puzle preferido. A pesar de que existen rompecabezas de tres o cuatro dimensiones o con imágenes por ambos lados, lo clásico se impone con claridad. Nada como los puzles en dos dimensiones de cartón.

 

Fotos

Vídeos