«Trabajo en el mercado desde los 15 años; lo llevo en la sangre»

Fuencisla Suárez, comerciante de fruta y verdura/Antonio De Torre
Fuencisla Suárez, comerciante de fruta y verdura / Antonio De Torre

Fuencisla Suárez vende fruta y verdura los jueves y los sábados

CLAUDIA CARRASCALSegovia

La mayoría de los comerciantes que dan vida a los mercadillos llevan toda una vida dedicados a esta profesión, en ocasiones, se trata de una actividad familiar que transmiten de generación en generación. Es el caso de Fuencisla Suárez y su familia, que lleva 50 años vendiendo frutas y verduras de todo tipo en el mercado de los jueves, también en el de los sábados, y se encuentran muy satisfechos con su trabajo.

«Es lo que me gusta, llevo trabajando en esto desde los 15 años y lo llevo en la sangre», afirma Suárez mientras se acumulan las clientas, muchas de ellas habituales, a la espera de consejo sobre las ofertas o las variedades de temporada con mayor calidad.

Una de las principales ventajas es, tal y como explica, que se trata de un producto mucho más natural que el que se encuentra en los supermercados porque lo traen fresco varias veces a la semana. Por el contrario, las grandes superficies optan por comprar ingentes cantidades y con menos frecuencia para ahorrar costes, por lo que no tienen más remedio que guardarlo durante días en grandes cámaras refrigeradoras, detalla.

En cuanto al perfil de la clientela de puestos como el suyo, confirma que es muy variado y aunque en su mayoría son personas de mediana y avanzada edad, también acuden a hacer la compra semanal muchos estudiantes que, cada vez más, valoran la calidad.

Suárez reconoce que el número de comerciantes ha disminuido en los últimos años, en parte, por falta de relevo generacional, sin embargo, asegura que en su caso es una profesión que les permite vivir dignamente. También sus hijos, que colaboran en el negocio, tienen intención de continuar con esta tradición familiar.

 

Fotos

Vídeos